×

Con una nueva esperanza se inicia la próxima zafra 2021-2022

  • Compartir

Con una nueva esperanza se inicia la próxima zafra 2021-2022

Marcos Kain | Director de SGA.

A pocos días de dar comienzo a una nueva campaña agrícola, muchos productores se plantean varias interrogantes… momento oportuno de venta debido a la variabilidad constante de precios en los commodities, elección entre maíz o soja, precios de insumos en ascenso que apresuran los cierres para la fijación de costos, lluvias dispersas que dificultan las ventanas óptimas de siembra, ríos con poca agua que encarecen la navegación y por ende los costos de los puertos. Bajo esa premisa el productor agrícola empieza una nueva campaña.

Desde luego siempre con optimismo y ganas como nos tiene acostumbrado la gente de campo a no parar nunca y de sol a sol los 365 días.

Salimos de una zafriña de maíz con rendimientos muy dispersos marcados por las fechas tardías y las heladas hacia fines de julio y agosto que afectaron los rindes y la calidad del grano en gran parte de la región Oriental. Como contrapartida se vio y se verá un mercado de precios en maíz sostenido por la alta demanda especialmente de la industria, los confinamientos, alentados por las últimas subas del kilo al gancho; que se animan a seguir encerrando lotes para una mejor terminación y la exportación que demanda maíz para el sur de Brasil.

Ahora bien, debemos ser muy analíticos a la hora de tomar una posición de venta para poder mitigar la suba de algunos insumos y mantener nuestro margen directo de la actividad. Para esta zafra gran parte del impacto en los costos se da en los abonos fosfóricos, potásicos y compuestos que los incluyen, también nitrogenados como la urea, cuya fabricación se da en países distantes y las cuestiones de baja operatividad de muchas navieras debido al Covid-19 hicieron que el impacto del flete se vea reflejado fuertemente en el precio de los fertilizantes.

Venimos de una zafra 2020/2021 donde el 70% de la soja negociada se vendió entre los 340 y 370 dólares por tonelada, no todos los productores lograron esperar su soja a los niveles que llegó de 540 a 570 dólares. Hoy vemos un Chicago rondando los 465 a 490 dólares por tonelada y me animo a decir que hay un camino ascendente por recorrer debido a la situación actual de sequía que atraviesa una parte importante del área de producción sojera de Estados Unidos y por sus bajos stock disponibles.

Tenemos una oportunidad si miramos los mercados futuros de mayo del año 2022, debido a que se mantiene estable su nivel de precios; pero debemos atender mucho la “relación insumo – producto” para que el aumento de los insumos no nos termine absorbiendo la suba de precios y por ende afectando nuestra rentabilidad.

El que haya podido fijar precios de insumos anticipados y logre una buena proyección de ventas seguirá manteniendo un buen margen operativo de la actividad tanto en soja como en maíz, por eso la importancia de una buena planificación estratégica anticipando las campañas y rotación de los lotes.

Para esta zafra de soja tenemos aumentos que en algunos casos rondan el 60% si los compramos con el presupuesto de la zafra anterior. Dentro de esta suba de precios los que más afectan son los fertilizantes y herbicidas que es donde se da el mayor incremento porcentual. En general y dependiendo de la zona y estado de enmalezamiento de los lotes, estamos en un aumento generalizado de presupuesto del orden del 16% al 20%

Ser prudente y analítico sería la premisa para esta zafra, usar un buen paquete tecnológico para potenciar los rindes, contar con humedad suficiente en el perfil antes de dar inicio a la siembra para lograr una buena emergencia y stand de plantas. Tener que hacer una resiembra con el aumento del gasoil y el costo de la semilla podría terminar absorbiendo gran parte de nuestra rentabilidad futura del negocio.

Y como siempre con la esperanza de una nueva y bendecida zafra en nuestra industria a cielo abierto, ¡éxitos para todos los productores paraguayos!