×

En el 2014 se industrializó solo el 39,5% del total de la soja producida

  • Compartir

En el 2014 se industrializó solo el 39,5% del total de la soja producida

La Cámara Paraguaya de Procesadores y Exportadores de Oleaginosas y Cereales (Cappro) informó que en el 2014 solo se pudo industrializar el 39,5% del total de la soja producida en el país, que llegó a 8.250.000 toneladas. La cotización internacional y la ley de impuestos Iragro-IVA fueron los causantes, según lo explicado.

El presidente de Cappro, Dr. Óscar Sosa, señaló que en el 2014 se produjeron aproximadamente 8.250.000 toneladas de soja en el país, de las cuales 4.831.000 ton. fueron exportadas en estado natural y 3.255.000 ton. se destinaron al “crushing” (aplastamiento), como denominan en el rubro a la industrialización.

Es decir, el 58,5% fue a parar a la exportación y solo el 39,5% a la transformación de la materia prima en harina y aceite de soja. El 2% restante se destinó a semillas para la siembra, de acuerdo con lo indicado.

Sosa reconoció que el sector hubiera deseado usar la capacidad máxima instalada de industrialización, que es de más de 4 millones de toneladas, ya que genera valor agregado, y eso beneficia a toda la economía.

Explicó que en 2014 hubo un “inconveniente casi insalvable” para la industria, relacionado con el mercado internacional, que fue la caída sostenida de la cotización del commodities.

Sostuvo, que la industria compra a precio de hoy y comercializa sus productos procesados en el mejor de los casos en 60 días, cuando la cotización internacional ya sufrió cambios nuevamente, en este caso de disminución. Eso provocó que incluso los industriales realicen transacciones a pérdida, para no incumplir con los compromisos asumidos.

Comentó que muchas fábricas ya pararon en setiembre, y las que trabajaron más llegaron hasta fines de noviembre.

En contrapartida, la soja que se exporta se vende al precio actual y se embarca en el momento, es decir, en este caso, no se sufre los efectos de la tendencia a la baja del precio externo. Eso favorece más a la venta de la materia prima y conspira en contra de los márgenes del “crushing”.

El titular de Cappro resaltó que, además de los precios internacionales, que este año se espera sean más favorables, otro factor que influyó negativamente en el sector fue la ley de Iragro-IVA, “que salió, lastimosamente, más favorable a la exportación en estado natural que al procesamiento”, según indicó.

“En este país, todo el mundo habla de la ganancia que generaría la industrialización. Hay buenos discursos, pero parece que no se ha evaluado el alcance real que podría tener si es que logramos industrializar por lo menos 90% de nuestra materia prima”, destacó.

Admitió que es un proceso que lleva su tiempo, “pero hacia ahí debemos apuntar como país y deben darse políticas de Estado que incentiven eso”. De acuerdo con los datos del sector, el año pasado, el precio de la soja estuvo entre US$ 470 y US$ 475 por tonelada, mientras que este mes la cotización oscilará entre US$ 340 y US$ 350.

Efecto multiplicador

La industrialización tiene efecto multiplicador extraordinario, resaltó el titular de Cappro. Por ejemplo, en el sector avícola, donde se utilizan los derivados de la soja como alimento de los animales, se puede llegar a generar valor agregado de 4,4 veces más, al convertir la harina de soja o el maíz molido en carne, si esta se destina a la exportación.

En el caso de que esa proteína animal, es decir, la carne avícola, se destine al mercado local y no a la exportación, el valor agregado es de 6,4 veces más, respecto al valor del producto en bruto.

Fuente: abc