×

En los últimos 10 años se invirtieron US$ 7.000 millones en la agricultura

  • Compartir

En los últimos 10 años se invirtieron US$ 7.000 millones en la agricultura

Las inversiones en el sec­tor agrícola aumentaron considerablemente en los últimos 10 años, tanto en el agro así como en la ganadería.

Este sector es muy im­portante para el desarro­llo económico del país. La fuerte competencia ha ayudado a evolucionar el trabajo realizado en el campo, logrando que los productos que se exportan sean bien valorizados y cotizados.

La producción agrícola se ha caracterizado por la alta eficiencia productiva sobre todo en la agricultu­ra extensiva, sustentada por la generación y aplica­ción de tecnología como la siembra directa, semillas con mejoras genéticas, agricultura de precisión, mejoras en la cosecha y el almacenaje de granos.

“Se ha invertido mucho dinero en estos sectores en los últimos años, en el sector ganadero se llevan contabilizados alrededor de US$ 3.500 millones que se invirtieron en los últi­mos 10 años en el sector ganadero. En el sector agrícola es una suma en el orden de los US$ 7.000 millones, lo cual generó mucho movimiento en la economía del país. El sector agropecuario es el principal tenedor de car­gas en la economía, Para­guay mueve alrededor de 17 millones de toneladas de carga de las cuales 15 millones son del sector agropecuario”, explicó Manuel Ferreira, presi­dente de Investor.

En los agronegocios se implementa el sistema integrado de negocios en­focado en el consumidor, que incluye los aspectos de producción primaria, procesamiento, trans­formación y todas las actividades de almacena­miento, distribución y co­mercialización; así como los servicios, públicos y privados, que son necesa­rios para que las empresas del sector operen compe­titivamente.

Contraria a la visión tra­dicional, esta visión de los agronegocios considera a la agricultura como un sistema de cadenas de valor que se centra en dar satisfacción a las de­mandas y preferencias del consumidor, mediante la incorporación de prácti­cas y procedimientos que incluyen todas las activi­dades dentro y fuera de la unidad de producción; es decir, considera todas las dimensiones de la agri­cultura y acepta que sus productos no siempre son el resultado de la simple producción de alimentos.

AGROINDUSTRIA

El sector agroindustrial en el Paraguay representa una porción importante del total de la industria nacional junto con los productos farmacéuticos y actualmente con las ma­quiladoras. Además, en la lista de los principales rubros exportados por el país, figuran entre los 7 primeros, las harinas y aceites vegetales, carnes y maderas; todos productos agroindustriales. A estos se le suman otros rubros como la manufactura de origen agrícola, los lácteos y la industria del cuero.

El sector de las coope­rativas de producción es el principal responsable del dinamismo del sec­tor agroindustrial, como así también las empresas agroindustriales multina­cionales.

Lo cual convirtió al país en uno de los más efi­cientes para la producción de materias primas y con costos menores a los del resto del mundo.

COMMODITIES

“Los precios de los pro­ductos agrícolas en gene­ral están a la baja, noso­tros estamos trabajando sobre una hipótesis para el año que viene de un precio en finca de alrede­dor de 300 dólares para la soja. El maíz ya presenta hoy una situación donde ya no genera rentabilidad, hoy el maíz es un cultivo de cobertura solamente para el agricultor y algo similar está ocurriendo en el caso del trigo; este cultivo además tiene otras situaciones en la parte de su acopio está vinculado al problema de la segrega­ción”, explicó Ferreira.

Observó además que la baja de los precios de los principales commodities agrícolas no va a repercu­tir en la superficie de área sembrada con soja.

La baja de los precios no disminuirá la superficie cultivada como sucedió con el maíz, que a raíz de la presión bajista de los precios de este cereal, los agricultores optaron por disminuir el área sembra­da evitando aumentar de esta manera las pérdidas económicas ocasionadas a raíz de los bajos precios en Chicago.

“La baja de los precios no va a incidir en la superficie sembrada de soja porque el agricultor no tiene otros cultivos alternativos, si no planta soja no tiene nada que plantar y la soja to­davía va a presentar en un buen año un margen que le puede resultar atractivo”.

Manuel Ferreira acotó además que la superfi­cie de área sembrada no aumentará teniendo en cuenta que en el país ya no existen campos aptos para aumentar el área sembra­da con soja.

“Ya no hay superficie para aumentar la produc­ción de soja en el país, los campos son muy margi­nales y la agricultura en el Chaco es totalmente experimental. A largo plazo existe la posibilidad de siembra en esta zona pero no en las condicio­nes que tenemos hoy, no existen semillas adecua­das no existen programas de riego, no contamos con semillas.

La agricultura en el Cha­co es experimental pero vamos a ver que pasa adelante, hoy no existe todavía la tecnología en Paraguay -una tecnolo­gía apropiada para que eso se desarrolle en for­ma- se están probando metodologías y sistemas y además tampoco existe infraestructura en el Cha­co hoy para desarrollar”, puntualizó.

AGROINDUSTRIA

En el país, el complejo agroindustrial ha sido el que mayor incidencia ha tenido sobre el crecimien­to económico.

En promedio, la econo­mía en su conjunto creció un 4,9% entre el 2005 y el 2013, con una incidencia del 0,1% de la agroindus­tria, mientras que el resto de la industria tuvo una participación de tan sólo 0,05%.

Los resultados prelimi­nares de Cuentas Nacio­nales del Banco Central del Paraguay para el año 2013, indican un crecimiento del PIB real del 13,6%, lide­rado por el sector agrícola que habría contribuido con casi la mitad de dicho crecimiento.

PERSPECTIVAS

Según el economista Ferreira, en lo que resta de este año habrán pocos cambios, considerando que los cultivos ya se en­cuentran en su etapa fi­nal.

“Para lo que resta del año es muy poco pro­bable que haya grandes cambios, en el caso de la agricultura ya están ter­minando todos los culti­vos y están iniciando los procesos de siembra para el año que viene. El clima viene bien, hay buenos perfiles de humedad en el suelo, el frío no fue intenso por tanto no se destruyó la cobertura de suelo y al no destruirse la cobertura la situación es bastante positiva.

Además se espera una primavera y un verano que seguramente van a ser lluviosos y que va a permitir que se dé una buena campaña nue­vamente para el año 2014/2015”, apuntó.

En cuanto a la ganade­ría se encuentran reali­zando los trabajos en los principales mercados de la carne. “Los mercados seguramente se han vis­to impactados por dos situaciones: por un lado es el hecho de que Rusia -que está sufriendo un bloqueo sobre todo de EEUU y de Europa- está orientando sus compras mucho más hacia la zo­nas de Sudamérica y esto nos puede beneficiar; y por otro lado, el tema de Chile que se ha venido desarrollando satisfac­toriamente a pesar de los problemas con el cambio de tipificación de carne que creo que va a tener un impacto comercial muy limitado”, finalizó Manuel Ferreira.

Fuente: http://5dias.com.py/36668-en-los-ultimos-10-anos-se-invirtieron-us-7000-millones-en-la-agricultura