×

Importación de implementos crece 3,2% gracias a un buen año agrícola

  • Compartir

Importación de implementos crece 3,2% gracias a un buen año agrícola

El 2014 fue un año bastante bueno para la agri­cultura, ya que a pesar de no haber alcanzado las cifras de crecimiento récord, se ha conseguido mantener la tendencia alcista por otro año, un pequeño triunfo en el camino de la estabiliza­ción.

La actuación de este sector también se vio reflejada en el movi­miento comercial de los bienes relacionados con la producción agrícola, segmento donde se con­siguió un ligero repunte manteniendo lo bueno que se había conseguido el año anterior.

Específicamente, la agricultura en su con­junto creció alrededor de 1% el año pasado y crecería, según datos del BCP, un 0,5% este 2015 con rendimientos entre los principales produc­tos un poco disparejos (mientras la soja y el maíz tuvieron leve au­mento, el trigo, el sésa­mo y la chía registraron disminución).

Así, la importación de implementos agrícolas se incrementó un 3,2%, desde los US$ 1.226 mi­llones en 2013 hasta ce­rrar el 2014 en US$ 1.266 millones.

Para este análisis se incluyen, además de los agroquímicos (abonos, fungicidas, herbicidas), tractores, cosechadoras y sembradoras, así como todos los implementos que mejoran su funcio­namiento.

Gran parte del actual rendimiento en los ru­bros más importantes se debe a la adquisición de esta tecnología de punta y su adopción en tierras que naturalmente tie­nen una gran fertilidad.

 

PRODUCTOS

Entre los productos más importados desta­can claramente los abo­nos y fertilizantes, que en 2014 sobrepasaron los US$ 561 millones, de los cuales más de la mitad ingresaron al país desde Brasil, lo cual no resulta tan extraño con­siderando la gran canti­dad de brasileños que se dedican a este negocio en Paraguay.

Mientras tanto se im­portaron herbicidas, fungicidas y otros agro­químicos por un valor de US$ 324 millones, de los cuales la mayor par­te (cerca del 68%) está representado por los químicos que evitan el crecimiento de hierbas indeseadas.

Las maquinarias, a pesar de su gran costo individual, quedaron rezagadas en cuanto al valor de importación.

Así, aunque el ingre­so de tractores movió una suma considerable el año pasado, US$ 136 millones, no consiguió igualar el movimien­to que había tenido en 2013. Cosechadoras y sembradoras, por su parte, vivieron una si­tuación inversa, donde consiguieron mejorar sus registros del año anterior.

Dentro de lo que se incluye bajo la denomi­nación de “otros imple­mentos” se destacan las máquinas utilizadas en la limpieza y clasifica­ción de granos, así como los aparatos moledores.

 

EMPRESAS

El análisis detallado de los participantes del mercado comercial que rodea a la producción agrícola, por lo menos el de los competidores que importan sus productos, muestra claramente un altísimo nivel de compe­tencia.

Uno de los principales datos que soportan esta afirmación es la bajísima concentración de las em­presas, donde el principal referente obtuvo apenas el 6,6% del mercado el año pasado. Lo anterior tal vez se deba a que estas empresas están bastante especializadas dentro de su segmento.

La líder del mercado, Agrosan, debió gran parte de su posición a los quí­micos dedicados a com­batir pestes, mientras que Agrofértil –segundo colocado– importó prin­cipalmente abonos y fer­tilizantes.

Cualquiera sea el motivo de esta pareja lucha en­tre firmas, el resultado es mayor variedad para los productores agrícolas, ya sea en productos o en precios.

 

POTENCIAL

Más allá del importante efecto que tiene este mo­vimiento comercial en la actividad económica en su conjunto, estos valores de importación dejan un mensaje importante para el sector empresarial, hay mucho espacio para in­vertir y producir a nivel local los implementos que se utilizan en el país.

Lo anterior se desprende de los más de US$ 1.200 millones que ingresan to­dos los años al país, sino también de que el campo seguirá creciendo, ya que la demanda a nivel inter­nacional seguirá en au­mento conforme aumenta la población mundial.

Con esto se configura una oportunidad brillan­te que algunos ya están aprovechando, tanto es así que una importante multinacional como Ba­yer adquirió hace unos meses una empresa se­millera en Encarnación.

2015-02-10 fertilizantes-

Fuente: 5 días