×

La experiencia de producir en Paraguay 3.000 cabezas en 700 hectáreas con planificación y sostenibilidad

  • Compartir

La experiencia de producir en Paraguay 3.000 cabezas en 700 hectáreas con planificación y sostenibilidad

El proyecto comenzó hace cuatro años, y cuando se finalice el desarrollo de la infraestructura el campo tendrá una capacidad para producir 5.000 bovinos en un sistema intensivo. El mayor patrimonio es el suelo, remarca la propietaria, que se combina con la utilización de tecnología de precisión, la experiencia generacional, y la capacidad técnica de especialistas: cada paso en la búsqueda de salir de la producción tradicional, incrementar el potencial y lograr una mayor rentabilidad.

Teresita Adorno es directora gerenta de Agro-Ganadera Karanda’y Poty, una empresa familiar que impulsa junto a su hija. Explota dos campos en el departamento de Canindeyú, uno totalmente con agricultura y otro en una integración agrícola-ganadera. “Hace años que estamos en el rubro, en ambos campos hacemos alta tecnología”, contó Teresita y agregó: “Para lograr los resultados que buscamos es fundamental el cuidado del suelo”.

En 2020 no podrá cerrar el ciclo de engorde a pasturas y terminación a corral por los bajos precios de venta, pero está trabajando con una carga animal alta de 2,90 cabezas por hectárea con pasturas fertilizadas. Con el potencial de engordar hasta 3.000 cabezas en 700 hectáreas.

Adorno explicó que en la empresa los animales ingresan a los campos con 220 a 230 kilos, siempre intentando que los desmamantes sean de “buena genética”, y están a pasturas (en corrales de 6 hectáreas) durante 7 meses. Ya con 400 kilos pasan a confinamiento por un periodo de 70 a 80 días para alcanzar un peso promedio de 560 kilos, según las estadísticas del establecimiento, con unos 20 meses de edad.

Planificación. La empresaria agropecuaria aseguró que la planificación de todo el sistema “es primordial”, ya que “se debe planificar con mucha anticipación todas las zafras” para asegurar las reservas de alimentos de los bovinos. En ese sentido, destacó el trabajo que brinda la asociación de GeoTerra y Simagro Paraguay.

Adorno dijo que con los técnicos “se realizan análisis de suelos, los tipos de cobertura para mejorar la tierra, se obtiene información precisa del microclima del establecimiento, se evalúan costos y el potencial de producción de acuerdo a muchas variables que éstos nos otorgan con bastante antelación para tomar una decisión precisa”.

Entre las herramientas disponibles, aseguró que el dominio del microclima de cada establecimiento “es muy importante para desarrollar una producción eficiente”, más aún con el cambio climático que se viene experimentando en los últimos años. Y agregó: “Trabajar con técnicos capacitados es parte del éxito”.

Negocio. “El punto de equilibrio lo empezamos en la compra”, comentó Teresita Adorno y sumó: “Siempre tenemos una fórmula que respetamos muchísimo para la compra de ganado, porque si erramos en la compra de la reposición el negocio ya fue”.

Aseguró que con un cotización del novillo en US$ 2 por kilo al gancho no se puede pagar más de Gs. 7.000 por la reposición. “Este año, debido a los precios de venta del ganado terminado, los animales gordos de 400 kilos están en las pasturas porque hacer uso del confinamiento es más negativo para el resultado de la empresa”, detalló.

Adorno confirmó que el valor de comercialización ideal se debería ubicar en US$ 2,80 a US$ 2,90.

Con respecto a la compra de reposición, la empresaria señaló que “cuesta conseguir genética uniforme” y explicó que el 10% es de una menor calidad. A futuro, “el objetivo es tener aparceros que sean proveedores de animales de muy buena genética”, aunque “siempre nos rebuscamos para comprar y las estadísticas de rendimientos en planta, con un 55 a 56%, lo demuestran”.

Fuente: Valor Agro.