×

Pujante producción de frutas en cuna de inmigrantes japoneses

  • Compartir

Pujante producción de frutas en cuna de inmigrantes japoneses

La ciudad de La Colmena es conocida como “La Ca­pital de las frutas y cuna de la inmigración Japonesa en Paraguay”, en esta zona del país se fomenta la in­tegración de dos culturas y naciones: Paraguay y Japón.

Actualmente la Colme­na se encuentra en plena temporada de frutas, que, gracias a su abundancia se ofertan a muy buen precio, ciruelas, uvas y más, copan las calles de esa zona del país.

El primer grupo de japone­ses llegó en mayo de 1936 a la localidad de La Colmena, Departamento de Para­guarí, donde iniciaron sus primeras actividades eco­nómicas para el sustento diario, con muchos retos, con tradiciones y culturas distintas, los inmigrantes labraron la tierra desarro­llando trabajos en campo y fortaleciendo con esfuer­zos a la colectividad nikkei. Luego fueron instalándose en las zonas de Amambay, Itapúa y Alto Paraná.

Actualmente, la colec­tividad trabaja en varios rubros como la agricultura, la ganadería e inversio­nes empresariales, donde el trabajo y el espíritu de no rendirse los consolidó fuertemente en el mer­cado. Hoy unos 10.000 japoneses se encuentran asentados en el país entre originarios, descendientes de hasta la quinta genera­ción o con raíces en Japón.

Una gran cantidad de frutas provenientes del distrito de La Colmena así como de distritos cerca­nos, además de verduras, delicias típicas japonesas y paraguayas forman par­te de la oferta gastronó­mica para ser disfrutada entre los visitantes. Venta de frutas, artesanías, co­midas típicas, exposición cultural y paseos turísticos por lugares del distrito son los principales atractivos de la ciudad.

PRODUCCIÓN DE FRUTAS

En conversación con el productor Koichi Miyamo­to, que se dedica a la pro­ducción de frutas: duraz­no, pelón, ciruela, uva y manzana desde hace más de 25 años, siguiendo con la tradición de su familia, (sus abuelos se dedicaban a la producción de uvas en esa zona del país), expli­có que actualmente están cosechando uvas, las ci­ruelas fueron cosechadas todas en el mes de diciem­bre.

“La producción de fru­tas inició mi abuelo hace más de 50 años, continuó mi papá y yo crecí en este rubro. A fin de setiembre y todo octubre cosechamos durazno y pelón, 3 hec­táreas de plantaciones de duraznos, la fruta de tem­porada es la uva, estamos en plena cosecha. Este año el clima ayudó bastante a la uva porque hubo mucho frío, la ciruela también fructificó muy bien, sentenció el productor.

Todas estas localidades el día de hoy son prósperas y pujantes en esta zona del país, donde se ha produ­cido una ejemplar inte­gración y en las cuales se nota el sello del trabajo, la cultura de la familia y el ejemplo de la disciplina para progresar y ofrecer un mejor porvenir a todas las personas.

Fuente: 5 días