×

Trigo paraguayo se consolida con 10,5% de participación en Brasil

  • Compartir

Trigo paraguayo se consolida con 10,5% de participación en Brasil

De acuerdo al informe de la Compañía Nacional de Abastecimiento (CONAB) del Ministerio de Agricultura de Brasil, entre enero y julio de este año los tres mayores proveedores de trigo de Brasil fueron Argentina, Estados Unidos y Paraguay. Argentina lidera ese mercado con 64,7% de participación; seguido de Estados Unidos que tuvo un 17,8% de presencia y de Paraguay que concentró un 10,5% de participación en el mercado brasileño hasta el séptimo mes del año.

Según la CONAB el trigo tiene un volumen anual de importación de unas 7 millones de toneladas al año.

En Brasil destacan la calidad del trigo paraguayo como un producto mejorador; tal es así, que el trigo nacional es usado para mezcla con el cereal producido en Brasil, considerado de menor calidad.

Luiz Carlos Pacheco, analista brasileño, destacó que el trigo producido en Paraguay es tal vez uno de los mejores de América del Sur y en base a esto recomendó al Paraguay tratar de certificar esta calidad para poder acceder a un diferencial de precios. Los exportadores y las industrias paraguayas tienen que enviar muestras a los mejores laboratorios del mundo para la certificación, de tal forma a obtener una prima sobre los precios que se manejan hoy en día, expresó el profesional.

INDUSTRIA
Pacheco manifestó que una de las limitantes en Paraguay es la baja capacidad de industrialización del trigo, por lo que gran parte de la materia prima se exporta.

Al respecto Edwin Reimer, presidente de la Federación de Cooperativas de Producción (Fecoprod), expresó que se debe incrementar la producción nacional de harina y fideos para que haya un mayor valor agregado que impulse los precios pagados a los productores. Manifestó que esto dependerá de una mayor inversión para aumentar la capacidad nacional de molienda.

El nivel de procesado nacional de trigo de 600.000 toneladas anuales. El 50% del trigo nacional es destinado a la exportación como materia prima y Reimer destaca que aumentando la capacidad industrial se le podrá dar valor agregado a este producto que se exporta en bruto.

Fuente: La Nación