×

El gigante brasileño de la carne Marfrig no descarta invertir en Paraguay

  • Compartir

El gigante brasileño de la carne Marfrig no descarta invertir en Paraguay

Grupo Marfrig tiene su origen en Brasil, hoy es uno de los principales grupos del mundo en la producción de proteína de carne. En la región opera plantas en Brasil, Argentina Uruguay y Chile.

El Licenciado Martín Secco es presidente global de Marfrig y fue consultado en el marco de la feria de Anuga sobre el mercado internacional de la carne y la posibilidad de operar o construir una planta en Paraguay. 

¿Analizaron la posibilidad de instalarse en Paraguay?

Siempre ha sido un pendiente de nuestra empresa. Yo estoy totalmente a favor de realizar un emprendimiento en Paraguay. Por las mismas razones que por ejemplo comenté que Uruguay no era atractivo. En Paraguay crece el stock ganadero exponencialmente, por lo tanto, debe ser un buen negocio para el productor agropecuario.
Con los problemas de costos que tenemos en todos los países, en Uruguay sería una herramienta clave aumentar la productividad. Porque no podemos pensar que los costos vayan a bajar, yo por lo menos no creo en eso. Por eso es mejor aumentar y producir más volumen.
En Paraguay eso pasa, además aún queda mucha área para implantar pasturas y expandir la ganadería. Veo capitales llegando a invertir allí, desde Uruguay y desde otra parte del mundo, por lo tanto debe ser un proyecto atractivo. Y en ese caso también hago el razonamiento lineal de que si va a haber más volumen de producción de carne, sería interesante comprar o construir un frigorífico como hizo un colega algunos años atrás. Marfrig no tomó esa decisión aún, no encontró esa oportunidad, pero sería interesante.
¿Cómo se observa el mercado para la carne vacuna?
Muy bien a nivel de comercio internacional. Si bien, desde la empresa se sufrió la salida de Brasil del mercado estadounidense, esperamos retomar —negociaciones mediante— antes de fin de año. Pero más allá de eso, el mercado estadounidense está súper activo al igual que China, que está demandando mucho y a buen nivel de precios. Europa, como siempre, operó normalmente durante todo el año, dentro de las cuotas y los acuerdos comerciales que tiene Uruguay y el resto de los mercados también siguieron su rumbo normal, así que creo que comercialmente ha sido un buen año para la industria cárnica.

¿Teniendo en cuenta la importancia del mercado interno brasileño, cuáles son las expectativas para el año que viene?

Este segundo semestre de 2017 ya se observa una recuperación del mercado interno brasileño. Marfrig, en lo que respecta a carne desosada tiene una comercialización 50-50, mercado interno, exportación. No obstante, a fuerza de precio, en algunos meses el mercado interno fue más atractivo y ojalá siga así para el año próximo de lo contrario, ese exceso de producción de carne deberá ser volcado en el mercado internacional.

¿Eso sería una presión bajista para el precio internacional, teniendo en cuenta que Brasil es un jugador importante?

En nuestro caso sería una muy buena noticia, en el entendido que aumentaríamos la producción destinada a la exportación.

¿Cómo observa el negocio en la región?

Nosotros este año comenzamos con una faena de 170.000 animales por mes en Brasil y a raíz de una decisión estratégica de crecimiento vamos a terminar el año faenando 300.000 animales por mes, o sea que casi duplicamos el volumen. Es en función de algunos acontecimientos públicos que salieron a la luz en el mercado y por una oferta que preveíamos iba a ser mayor en el segundo semestre y así se confirmó.
Uruguay es un mercado estable y por los próximos cinco o diez años no vamos a tener muchas novedades al respecto. No mueve nuestra posición a nivel global.
En Argentina tomamos la decisión de salir el negocio vendiendo prácticamente el 60% de nuestras unidades el año pasado y estamos operando una planta en la provincia de San Luis con resultados favorables.

¿Cómo observa la situación en Argentina?

Creo que el proceso de reconversión del stock en Argentina va a llevar un tiempo. Es un país difícil para las empresas que se orientan a la exportación y el mercado interno se maneja con un animal mucho más liviano, por eso es difícil encontrar animales pesados para faenar y exportar, como requieren los clientes. Porque además de que crezca el rodeo, los productores están acostumbrados a producir animales livianos y el desafío para los exportadores seguirá igual en el corto plazo, más allá de que crezca la oferta.

¿El volumen de actividad que pretenden incrementar en Brasil es incorporando plantas nuevas o con las que ya cuentan?

Ese volumen se alcanzará con la reapertura de cinco unidades, propias y arrendadas que se habían cerrado en 2015 y además incorporando un segundo turno en una unidad que ya estaba operativa en el estado Goiás. Aún nos quedan plantas cerradas, esto representa volver a operar en cada uno de los estados que nosotros consideramos más estratégico desde el punto de vista de la producción de carne, excluyendo Mato Grosso.

Fuente: Faxcarne y El Agro