×

Criadores priorizan lo financiero y prevén un futuro desafiante para aumentar la producción

  • Compartir

Criadores priorizan lo financiero y prevén un futuro desafiante para aumentar la producción

Foto: Asoc. Brahman

“La cadena de precios va retrocediendo y se topa con el criador, que no tiene con quién descargar la caída”, comentó Raúl Appleyard y agregó: “No tenemos lugar a dónde correr y el panorama se presenta cada vez más complejo para la cría”.

El gerente técnico de la Asociación Paraguaya de Criadores de Nelore, asesor ganadero y criador aseguró a Valor Agro que la producción ganadera primaria cuenta con tres escenarios: “Con el productor que tiene caja y clima y puede aguantar los terneros hasta pasar el invierno; con el que tiene caja pero no tiene clima y debe buscar otras alternativas para retener el ganado y superar la sequía; y con el grueso del país que no tiene ninguna de las dos variables y está obligado a vender en esta época”.

La ganadería está experimentando una coyuntura especial: una caída de la demanda internacional de carne a causa del menor consumo por el impacto del coronavirus, la menor actividad industrial por menores compras de los mercados y las exigencias sanitarias para evitar la propagación del virus, y la necesidad de los productores de vender sus ganados por la presión de la sequía. Un combo que impulsa a la baja el precio de los vacunos.

Los desmamantes no están ajenos a esta realidad, a tal punto que en la comparación de abril 2019 y abril 2020 el valor cayó en aproximadamente un 20 a 25%. Sin olvidar que el stock de desmamantes machos, terneros y terneras aumentó en 172.226 cabezas (el volumen de desmamantes hembras bajó en 5.622 animales) en los resultados de la última vacunación.

La directora de Viradolce, Maris Llorens, afirmó a Valor Agro que es “optimista” y que “el agro va a levantar al país otra vez”, pero “no puedo dejar de ver la realidad”. Señaló que “los ganaderos estamos muy golpeados”, y “para la cría con los precios actuales, el futuro es muy incierto para trabajar en crecer el hato bovino, dado que se debe invertir en muchas herramientas necesarias pero no hay plata, porque los animales cotizan a precios que no permiten sostener el negocio”.

Al mismo tiempo, Llorens dijo que la situación también es compleja para el productor que hace un esfuerzo en retener el desmamante para engordar y después vender a frigorífico, porque “no hay garantías de precios”. Y sumó: “Hoy el novillo gordo se paga US$ 2 el kilo al gancho, ese valor es una miseria. Y no pongo la culpa en la industria frigorífica, pero es importante mirar los mercados y empezar a empujar ”.

Sobre la caída de precios, la estabilidad de las empresas ganaderas y las próximas inversiones, Alejandro Llano, encargado del sistema de cría del Grupo Llano, aseguró a Valor Agro que “más que nunca hay que priorizar ser sostenible en lo financiero”, en muchos casos “sacrificando una optimización de la eficiencia productiva”.

Llano señaló que la incertidumbre “hace más embarazosa la toma de decisiones planificadas y obliga al productor a estar en apuros siempre”. Sin embargo, señaló que es fundamental aprovechar las oportunidades de esta crisis: “La pandemia debería dejar un aprendizaje de ser más predecibles, proactivos y no reactivos. La ganadería requiere de mucha sabiduría que se debe poner en práctica”.

Asimismo, instó a los criadores a pensar en la ganadería como “cadena productiva” y “actuar en bloque”. Y sumó: “Hay que asociarse, buscar potenciales clientes, financiarse y encontrar otras figuras creativas que nos permitan ver el bosque y no estar mirando el árbol”. Además dijo que “se debe ser más cauteloso en la inversión, pero nunca sacar el pie del acelerador”.

En última instancia, el consultor técnico de la Consultora GenSys y productor ganadero, Carlos Darío Ortíz, aseguró que la “percepción del mercado a futuro es un factor que influye mucho en la ganadería, y hoy, más allá de las dificultades actuales para el sector, la tendencia es ha encontrar una normalidad porque el mundo debe continuar comiendo”.

Ortíz Peña subrayó la importancia de seguir trabajando con herramientas tecnológicas, porque son las que van permitir la eficiencia productiva en los establecimientos ganaderos. “Lograr un gramo más y gastar un centavo menos es crucial. Hay que entender que la tecnología no es un lujo, sino una necesidad”, remarcó y sumó: “Con crisis o sin crisis el productor debe seguir haciendo lo mismo: hacer bien las tareas dentro de casa”.

Fuente: Valor Agro.