×

Revueltas sociales y pandemia: ¿cómo impacta en la demanda de carne de Chile?

  • Compartir

Revueltas sociales y pandemia: ¿cómo impacta en la demanda de carne de Chile?

Foto: NYT

Chile, el principal comprador de la carne bovina de Paraguay, arrastra varios meses de dificultades: sociales y sanitarias, que redundan en problemáticas económicas. Lo que enciende luces rojas y obliga a los exportadores paraguayos a caminar cargados de cautela.

Primero el “estallido social en Chile”, o conocido como la famosa “Revolución de los 30 pesos”, que tuvo erupción a causa de la suba de la tarifa del sistema público de transporte de Santiago y se dispersó por más de diez grandes ciudades del país andino.

La crisis social desestabilizó la economía con más de US$ 3.000 millones en daños, una devaluación histórica de la moneda local frente al dólar norteamericano y una pérdida estimada de 300 mil puestos de trabajo; además de una leve desaceleración del crecimiento económico.

Pese a esto, las exportaciones paraguayas de carne bovina cerraron el 2019 con una tendencia alcista en volúmenes y en precio, enviando en diciembre del año pasado 9.069 toneladas a un precio promedio de US$ 4.699 por tonelada peso embarque. Mientras el promedio mensual del 2019 fue de 7.064 toneladas a un valor medio de US$ 4.643 por tonelada, según datos del Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa).

Sin embargo, las dificultades estuvieron marcadas en los primeros seis meses del 2020: con las secuelas de la revolución social y el tiro de gracia del coronavirus.

Más allá que en enero el precio promedio de la tonelada exportada alcanzó los US$ 4.864 y se exportó un volumen que superó la media mensual del año pasado, mes a mes y llegando a junio, la cotización de la carne bovina paraguaya se fue desvalorizando en Chile hasta los US$ 3.497 por tonelada.

El quiebre se experimentó entre la salida del estallido social en febrero y la confirmación del primer caso de coronavirus el 3 de marzo. En volumen, abril fue crítico con exportaciones de 2.907 toneladas de carne bovina y una referencia media de US$ 4.060 por tonelada. Mientras tanto, a mediados de abril el novillo gordo en Paraguay cotizaba US$ 2,20 por kilo carcasa y se preparaba para establecerse por varias semanas en US$ 2.

Dos meses después, con un novillo que cerró junio en US$ 2,35 y las exportaciones de carne a Chile sumaron 6.717 toneladas a una referencia media de US$ 3.497 peso embarque, los importadores chilenos, según los industriales paraguayos, demuestran incertidumbre y no se animan a compras de largo plazo por temor a una baja del consumo. Aunque los precios marcan una tímida tendencia alcista.

A todo a eso se suma que Santiago de Chile cumplió dos meses de cuarentena sanitaria total, cuando hay más de 300 mil casos confirmados y 7 mil muertes en el país. En paralelo, la actividad económica registró un caída del 15,3% en mayo y se espera una baja superior en los datos de junio. De acuerdo a la información del Ministerio de Hacienda, se han perdido 1,5 millones de puestos de trabajo.

A esa pérdida de empleo, si se considera que cada chileno consume 30 kilos anuales de carne bovina y Paraguay exportó el año pasado 84.775 toneladas, el desempleo implica un 53% de las 2.825.819 personas que consumirían la carne paraguaya.

Fuente: Valor Agro.