×

Trazabilidad: una herramienta que permite diferenciar productos de calidad

  • Compartir

Trazabilidad: una herramienta que permite diferenciar productos de calidad

Las exigencias internacionales del mercado de la carne hicieron que la trazabilidad dejara de ser una opción, hoy en día es más bien una obligación. Paraguay ostenta una de las mejores carnes de res del mundo, precisamente, esta práctica da garantías al cumplimiento de la sanidad animal, es por ello que su implementación se tornó necesaria y permite la diferenciación de productos de calidad, significando una oportunidad para la apertura de mercados más estrictos y de mayor valor para la nación.

La intención de realizar un seguimiento de la producción de forma cronológica, desde el nacimiento hasta la faena, mediante la trazabilidad, permite generar información y a partir de ella ver si el animal está mejorando (en qué, cómo y cuánto), y esto influirá directamente en la toma de decisiones más acertadas.

Víctor Medina, director de la multinacional Control Union, refirió que la trazabilidad se vuelve necesaria porque todo productor necesita conocer si está produciendo efectivamente, si cumple con los términos sanitarios y si existe una mejora en el manejo y bienestar animal. Agregó que al salir del escenario local, se presenta algo más difícil aún que es el mercado internacional y sus exigencias; donde Paraguay sobresale por la excelencia y seguridad de su carne, pero surge la interrogante de cómo demostrarlo, “hay que entender que solo con la evidencia de los registros podemos garantizar la excelencia de la carne que tanto destacamos, dado que sin eso el mercado no nos va a creer y seguiremos siendo productores de carne de volumen destinados a mercados menos exigentes y de menor valor”, explicó Medina.

El directivo habló de dos tipos de trazabilidad. La primera sería la doméstica o casera, más bien mediante marcas a fuego o el uso de caravanas numeradas de manera simple, que son sistemas que limitan el seguimiento eficiente, pues se necesitan registros adicionales, de todas maneras, su utilización ya constituye un avance. La segunda sería una tecnológica compuesta de dispositivos que puedan absorber más información; en principio, por ejemplo, la detección de qué animal es y seguidamente ver cómo se puede progresar en los registros de manejos, sanitación, reproducción, producción, etc.

En ambos, el resultado podría ser el mismo, pero si se cuenta con sistemas más avanzados y de vanguardia, los tiempos y límites del procesamiento son más eficientes. “El campo se está volviendo más empresarial, hoy la tecnología está más disponible y accesible, ya sea facilidad de señal, contar con un Smartphone, etc. Toda esta información generada se puede volcar a un software de análisis, gestión, entre otros. El techo está lejos”, señaló.

Indiscutiblemente la recepción de información de cada individuo es relevante, puesto que los mercados que pagan un precio diferenciado y superior están compuestos por personas muy formadas y con criterios de calidad específicos, básicamente, van a buscar la etiqueta y observar de dónde viene el producto, en qué condiciones fue producido y exigir seguridad. “En la actualidad hay productos que desde la etiqueta se puede llegar al origen de producción del ganado que terminó en la góndola, con muchos datos, posicionándolos como productos mejores pagados. Por eso, si no tenemos información es difícil aprender, conocer y mucho menos mejorar”.

Al ser consultado sobre los animales que fueron adquiridos posterior a su nacimiento y si es posible acceder a una trazabilidad eficaz, respondió que en este caso el procedimiento se realiza desde que ingresa al ciclo de producción. “Posiblemente no se podrá acceder a toda la información anterior, pero sí seguir su negocio de manera eficiente desde el momento que se tenga el registro individual de los animales”, dijo el directivo.

También comentó que se podría dar la pérdida de trazabilidad dependiendo del sistema utilizado. Aunque los porcentajes son muy bajos sobre el total, es decir, menos del 10%, mientras que el otro 90% es suficiente para tener un seguimiento eficiente y generar información que pueda permitir entender mejor la producción. En caso de abigeato, la trazabilidad es una ventaja porque así se sabrá cual individuo fue hurtado, permitiendo dar de baja en el rodeo. “A través de la trazabilidad inclusive se puede encontrar al animal, pues hoy en día existe tecnología que consiente el seguimiento y la ubicación de este. Si se llagara a recuperar un animal o lote de animales sin saber su procedencia, otro de los beneficios es que al tenerlos identificados se puede confirmar mediante la caravana, chip o bolo ruminal, o cual fuere el sistema utilizado. En último caso, se corroboraría a quién pertenece con una revisión de los registros del ganado”.

En cuanto a la trazabilidad oficial a nivel país, señaló que Paraguay posee dos sistemas oficiales, el SIGOR (Sistema de Gestión de Oficinas Regionales) y el SITRAP (Sistema de Trazabilidad del Paraguay). El primero es administrado por el Servicio Nacional de Salud y Calidad Animal (SENACSA) y permite obtener toda la información grupal del movimiento de los animales desde su origen a destino. “Con la ayuda del Sistema Informático de Gestión de Oficinas Regionales, llamadas Unidades Zonales, se gestiona las actividades de las Unidades Zonales y Puestos de Control de Senacsa, así como de ferias, plantas de elaboración y procesamiento de productos y subproductos de origen animal habilitados en el país. Todo movimiento de animales se realiza bajo la autorización de la Institución mediante un certificado sanitario llamado COTA (Certificado Oficial de Tránsito de Animales) emitido una vez cumplido con todas las normas establecidas para el efecto”, detalló.

En tanto que el SITRAP se basa en una cooperación entre Senacsa y el sector privado que permite adquirir la información individual de los animales de los establecimientos, “es un sistema de trazabilidad individual que consiente información sobre el origen y el movimiento, así como datos sobre sanitación y nutrición animal de los establecimientos que se encuentran inscriptos en el sistema. Igualmente permite rastrear la cadena de producción y otorgar a los productores la posibilidad de ubicar sus productos en mercados específicos que exigen información sobre el origen y las distintas etapas del proceso productivo”, indicó Medina.

Sobre la idea que la trazabilidad representa un alto costo, hizo un llamado de atención; “¿El costo de la seguridad de lo que comemos qué valor tiene?, el país consume una parte significativa de lo que se produce y es importante que el consumidor conozca de dónde viene y cómo fue producido dicho alimento, en definitivas es lo que voy a servir en la mesa y compartir con mi familia”, remarcó el representante de la multinacional.

Control Union es un holding internacional dedicado al negocio de los granos y la carne, siendo la trazabilidad de bovinos uno de sus servicios. También realiza trabajos de inspección, sistemas de certificación y programas de sostenibilidad, además de disponer de un laboratorio agroindustrial propio.