×

Rusia inicia proceso de control sobre tres frigoríficos locales

  • Compartir

Rusia inicia proceso de control sobre tres frigoríficos locales

El Servicio Federal de Vigilancia Sanitaria y Fitosanitaria de Rusia resolvió someter a proceso de controles mejorados a los frigoríficos locales Frigomerc, IPFSA y FRISA en la exportación de carne bovina y menudencias. La medida fue tomada luego de que se produjera una detección primaria de sustancias nocivas en los cargamentos, publicó el servicio veterinario ruso.

Las empresas cárnicas señaladas ingresaron a la categoría amarilla de proveedores del mercado ruso, llamada vigilancia mejorada de laboratorio, que significa que la exportación es posible, pero para cada envío de mercancías se deben tomar muestras para pruebas de laboratorio.

Paraguay cuenta actualmente con 17 empresas aptas para exportación de carne y 16 firmas para el comercio de menudencias al mercado ruso.

Estadísticas. Rusia fue el segundo mayor comprador de carne bovina paraguaya entre enero y setiembre de este año. Hasta el tercer trimestre del año el mercado ruso adquirió 49.114 toneladas de la proteína roja local por un valor de US$ 141 millones, según las estadísticas del Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa).

El mercado ruso es el mayor comprador de menudencias vacunas y hasta el tercer trimestre del año importó 9.578 toneladas de menudencias bovinos locales por un valor de US$ 12,4 millones.

Habilitaciones. El servicio veterinario ruso procedió esta semana a ingresar de nuevo a los frigoríficos locales, Frigochorti y Frigonorte, en la categoría verde de proveedores de menudencias y grasas bovinas de su mercado. De esta manera, luego de superar satisfactoriamente los procesos de controles mejorados, estas industrias pueden exportar nuevamente sin ningún tipo de restricciones al mercado ruso.

Recientemente también el servicio veterinario habilitó al Frigorífico Concepción (planta de Concepción) como proveedor de carne bovina y a la empresa paraguaya DIGNA SA como exportador de carne y menudencias de su mercado.

Fuente: La Nación