×

Un paraguayo en la agricultura 2.0

  • Compartir

Un paraguayo en la agricultura 2.0

¿Qué aplicación tendría en Paraguay un proyecto de Agricultura 2.0?

La tecnología de nuestros días puede saber si los cultivos tienen sed sin presentar síntomas o qué minerales necesitan y en qué cantidad. Todo puede ser controlado por la Agricultura 2.0.

Se pueden gestionar de manera más eficiente las explotaciones agrícolas. Paraguay cuenta con grandes superficies de cultivos extensivos que requieren ser monitoreados para conocer su estado tanto fenológico como fitosanitario. Contar con una herramienta que facilite la toma de datos, procese rápidamente esta información y la presente al agricultor o técnico a cargo de la explotación de una manera fácil de interpretar se traduce en el conocimiento de la situación actual de parcelas. Con base en este conocimiento se posibilita tomar decisiones más asertivas sobre actuaciones como riegos, aplicación de agroquímicos o cosecha.

Blas Manuel Franco Ortellado (26), joven paraguayo egresado de Ingeniería Agronómica (2008-2012), mejor egresado de la promoción 2012 de la Universidad Nacional de Asunción, actualmente forma parte de un proyecto de investigación desarrollado por la Universidad de Valladolid y aGrae Solutions de España.

El grupo investigador también está desarrollando técnicas económicas para analizar propiedades físicas y químicas del suelo, a modo de aplicar fertilizantes a la medida y abaratando costos con la adopción de agricultura de precisión en pro de aumentar la rentabilidad en la producción agraria.

Smart-Waap: aplicación para estimulación de riegos en cultivos.

Desarrollo de un sistema que permita la aplicación de dosis óptimas de riego al cultivo, en la cantidad y momentos adecuados, presentando a los productores una alternativa para el manejo del riego basado en métodos estandarizados de la obtención del balance hídrico en cultivos, logrando el manejo eficiente y consecuente ahorro en el uso de los recursos hídricos en las actividades agrarias, respetando criterios ambientales sin desatender los objetivos productivistas. Todo ello soportado por un sistema de adquisición y procesamiento automático de datos agrometeorológicos in-situ, basado en redes de sensores para una mayor precisión.

Sobre sus expectativas para nuestro país, el joven asegura: “Uno siempre tiene el deseo de que su aporte, por más pequeño que sea, pueda ser de utilidad para el campo y ayude a aumentar la productividad de cultivos con el uso más eficiente de los recursos. En verdad deseo un país donde los jóvenes tengan las posibilidades y el espacio para hacer patria y labor, que no primen el amiguismo o caudillismo sobre la voluntad y conocimientos a la hora de elegir las personas para puestos claves, donde solo gente idónea debería estar”.

Fuente: El Agro