×

Esperada riada del Pilcomayo no llega por sequía en Bolivia

  • Compartir

Esperada riada del Pilcomayo no llega por sequía en Bolivia

La falta de lluvia que sufre desde hace meses las zonas altas de Bolivia, de las cuales nace el río Pilcomayo, está propiciando que el discurrimiento de aguas en la embocadura sea muy leve hasta el momento, lo que ya genera preocupación en el sector productivo, señaló ayer el Dr. Manuel Cardozo, representante de la Asociación Rural del Paraguay ante la Comisión del Pilcomayo.

CRISIS DEL PILCOMAYO

“Efectivamente, hay mucha sequía en algunas regiones de Bolivia y eso nos preocupa, porque los productores estamos pendientes del comportamiento del río, más aún en esta época, en la que ya debería estar arrastrando fuertes caudales de agua, pero eso no está ocurriendo”, afirmó Cardozo.

Dijo que se hizo mucho esfuerzo institucional y gestión diplomática para lograr a inicios de este mes la apertura de la embocadura del río que se encontraba colmatada por sedimentos.

Advirtió que, en caso de proseguir la acentuada sequía en el vecino país, la situación en la embocadura podría volver a lo peor.

“Hasta ahora no hay problemas, pero en caso de que persista la sequía, el punto estratégico de entrada de agua al territorio paraguayo podría acumular nuevamente sedimentos, impidiendo progresivamente la entrada del vital líquido a nuestro país”, expresó.

Comentó que la actual situación no estaba en los planes. Se abrigaba la esperanza de que la naturaleza fuese benigna y lleguen las esperadas copiosas precipitaciones en algunas zonas de Bolivia.

Noticias provenientes de la ciudad de La Paz, Bolivia, indican que dicha capital experimenta una escasez histórica de agua como consecuencia de la falta de lluvias. Se trata de una emergencia hídrica sin precedentes.

Recordemos que a mediados de este mes culminaron las obras de limpieza del cauce del río, desde la embocadura hasta el bañado Mistolar, por lo que el MOPC autorizó el destaponamiento del canal artificial de 750 m en territorio argentino, para permitir el ingreso de las aguas al Paraguay cuando la primera riada lo permita, que se esperaba llegue en este mes o a principios de enero.

Fuente: ABC