×

“Menor tasa de interés y buena perspectiva para la ganadería, podrían acelerar las inversiones en 2024”

  • Compartir

“Menor tasa de interés y buena perspectiva para la ganadería, podrían acelerar las inversiones en 2024”

Los ánimos en el sector de la producción parecen ser más optimistas en este nuevo año, esto a que el último informe de Política Monetaria (TPM) publicado por el Banco Central del Paraguay refleja que el sector agropecuario será el motor significativo que impulsará la economía en 2024, en el que se prevé un crecimiento respaldado por las condiciones climáticas favorables para la producción agrícola y el impulso en la ganadería gracias a la habilitación de nuevos mercados.

El subgerente de la Banca Corporativa del Sector Ganadero de Sudameris, Juan Molinas, conversó con Valor Agro sobre el desempeño del sector ganadero en el 2023 y las perspectivas para el 2024, marcando un escenario diferente. Esto se debe a la reducción de la Tasa de Política Monetaria (TPM) después de las subidas que tuvo tras la pandemia, las buenas perspectivas climáticas y la expectativa de mejorar los resultados de la zafra; lo que permitiría que el productor primario recupere los márgenes que se vieron disminuidos en los últimos años.

¿Cómo analiza la actualidad de la ganadería?

Desde la empresa, cerramos el ejercicio 2023 con un rendimiento moderado; percibimos que la agricultura está mostrando mayor dinamismo, mientras que la ganadería parece estar algo más contraída. No obstante, ingresamos a este nuevo ejercicio con mucho más optimismo, dado el aumento de los precios del ganado que siguen una tendencia alcista. Además, la Política Monetaria está aflojando después de las subidas post pandemia, y, al mismo tiempo, hay buenas perspectivas climáticas que nos habilita a esperar una zafra exitosa. Confiamos en que el productor primario recupere márgenes que se vieron disminuidos en los últimos ejercicios.

¿La foto actual permite proyectar un escenario más positivo para la ganadería en 2024, si bien el 2023 fue retraído para los productores ganaderos?

Totalmente. El 2023 resultó en ciertos aspectos poco predecible para los productores ganaderos, con preocupaciones derivadas de coyunturas como la caída histórica de la faena registrada en septiembre. Además, la tasa en dólares aún no ha alcanzado los niveles esperados, debido a las coyunturas de la inflación en Estados Unidos que persisten a niveles más altos de lo anticipado. Por esta razón, el sector, que está bastante apalancado en dólares, tuvo algunas variaciones con un crecimiento interanual en la deuda del sector ganadero.

Hablando con referentes del rubro, nos dieron diferentes perspectivas sobre el endeudamiento de la ganadería que está en el entorno de los 130 dólares por vacuno, ¿cómo analiza este punto?

Observamos que el endeudamiento es directamente proporcional con varios puntos que han ocurrido en los últimos años en este sector tan dinámico; tales como las tasas en dólares, la persistente sequía en algunos lugares con lluvias inestables en zonas del Chaco y la baja de los precios. Todos estos elementos han contribuido directamente al crecimiento de la deuda del sector, que tiene un recupero de mediano y corto plazo. Aunque el Banco Central también ha colaborado con políticas y medidas alternativas para la refinanciación, renegociación e incluso en algunos casos se han capitalizado intereses, lo que ha resultado en este crecimiento interanual.

A pesar de esto, ¿las perspectivas a futuro son más positivas?

Honestamente, observamos que la tendencia de los precios a nivel internacional se mantiene sostenida, incluyendo los precios de los commodities, creemos que esto se irá ajustando. Somos optimistas y en el sector bancario existen productos que los productores necesitan para empezar a impulsar nuevamente el crecimiento del hato, que ha estado disminuyendo por tercer año consecutivo.

¿En cuanto a la tasa de interés, cómo proyectan que será para el sector ganadero?

Se ha estado regulando a la baja la Tasa de Política Monetaria, pasando de un 8,5% a una tasa positiva del 6,75%. Estos dos puntos de diferencia tienen un impacto significativo, especialmente considerando que los márgenes se han reducido. Desde el banco, tenemos la perspectiva de que esta Tasa de Política Monetaria podría seguir disminuyendo, ofreciendo una buena oportunidad para retomar ciertas inversiones que los productores dejaron de considerar debido al mayor costo financiero y la falta de previsibilidad en el sector. Por ende, creemos que esto podría acelerarse en el 2024.

¿Cómo está siendo la morosidad dentro del sector ganadero en base a la cartera con la que están trabajando?

La entidad bancaria cerró con una tasa de morosidad en el sector ganadero entre el 2,5 y 2,7%. Consideramos que esta cifra refleja una tasa de morosidad baja, incluso en comparación con otros sectores. A pesar de los diversos desafíos, cambios y coyunturas, el sector ganadero mantiene una morosidad baja en promedio. Creemos que esto es también consecuencia de un sector respaldado por garantías reales, lo que permite a las instituciones financieras tener mayor flexibilidad a la hora de renegociar, refinanciar o ajustar deudas.

¿Por parte de Sudameris, cómo se posicionarán este año en el negocio agropecuario y qué herramientas están ofreciendo en el mercado?

Mantenemos la visión de seguir apoyando a la agricultura y la ganadería, sectores fundamentales para la economía paraguaya y el sector primario, mediante productos adaptados a las necesidades de cada empresa. Consideramos que podría ser una buena temporada para los criadores; con mayores oportunidades debido a los mejores precios del maíz zafriña, lo que generaría un aumento en la necesidad de capital de giro para los confinadores. No vamos a desacelerar el respaldo a la cartera de clientes, que ronda aproximadamente los US$ 600 millones en cartera activa y es de gran importancia como banco principal en el sector ganadero.

Observando el tipo de cambio entre el guaraní y el dólar, considerando el volumen de soja que se tendrá en el mercado y el ingreso de dólares en el país, ¿puede esto tener algún impacto en las diversas herramientas que puedan ofrecer en el mercado?

Directamente en las tasas no vemos cambios, sin embargo, se podría llegar a unos 100 puntos menos en el valor del dólar entre los meses de marzo y abril con la entrada de divisas. Estimamos un dólar alrededor de los Gs. 7.200 . En lo que respecta a las tasas de moneda extranjera, esto podría tener algún efecto.