×

Castración de vientres para faena ofrece un retorno adicional de hasta US$ 55 por animal

  • Compartir

Castración de vientres para faena ofrece un retorno adicional de hasta US$ 55 por animal

La castración de vaquillas o vacas de descarte en un establecimiento agropecuario ofrece resultados productivos y económicos muy atractivos para el productor, lo que se traduce en mayor eficiencia con herramientas de bajo costo.

Entre los beneficios, la tecnología “permite obtener una ganancia de peso adicional de hasta 30% en faena y un mejor rendimiento de la carcasa”, explicó a Valor Agro Lucas Capello, propietario de SS Reproducción Animal.

Además, dijo que “ofrece facilidades para el manejo de la hacienda en el campo”, dado que “se pueden trabajar machos y hembras en la misma pastura, con una eficiencia anticonceptiva del 100% en las vaquillas y vacas de descarte destinadas a la industria”.

SS Reproducción Animal está trabajando hace diez años en la ganadería de Brasil y Paraguay en reproducción bovina, mejoramiento genético y consultoría rural. En el caso de la castración de vientres, están utilizando un producto desarrollado en Argentina hace más de 15 años.

“Realizamos la castración de vientres con implante de DIUB, dispositivo intrauterino bovino, un anticonceptivo que se adapta a los distintos tamaños uterinos. Se aplican dos por animal, uno en cada cuerno uterino dentro de la cavidad uterina que actúa como cuerpo extraño”, explicó.

Con ese proceso, “se eliminan las preñeces no deseadas y permite ganancias productivas y económicas”, apuntó Capello.

Lucas y Joelma, propietarios de SS Reproducción Animal.

Lucas y Joelma, propietarios de SS Reproducción Animal.

Por su parte, Joelma da Silva Souza, propietaria de SS Reproducción Animal, indicó que cuando la vaquilla o la vaca de descarte que está destinada para engorde queda preñada, tiene 9 meses de gestación más 7 meses de amamantar al ternero, lo que implica un costo promedio para la propiedad de 100 dólares por animal durante ese periodo de 15 meses.

Aseguró que por aplicar la herramienta hay un retorno económico superior de 35 a 55 dólares por animal. “El rendimiento de las vacas preñadas para el sacrificio tiene un descuento significativo para el productor”, apuntó.

La castración de vientres está habilitada para las hembras de cualquier raza con un peso promedio a partir de 250 kilos, y en vacas después de 60 días del parto.

“Los retornos de los productores están siendo muy buenos, porque la experiencia demuestra que ofrece numerosas ventajas productivas y económicas a un bajo costo”, cerró.