×

Borba: “Hay alternativas de apoyo para no tener pérdidas en la producción ganadera”

  • Compartir

Borba: “Hay alternativas de apoyo para no tener pérdidas en la producción ganadera”

En lo que va del año, la falta de lluvias provocó una escasez de forraje, y una vez que llegue el invierno se prevé que las pasturas disponibles se sequen. La situación es generalizada en el país, pero existen alternativas de acuerdo a la realidad de cada establecimiento para evitar los resultados negativos en una estación crítica.

El directivo de Granusa, el Dr. César Borba, explicó, en una entrevista a Valor Agro, que “a pesar del momento que se vive en la producción ganadera, hay alternativas de apoyo, que se convierten en oportunidades, para no tener pérdidas económicas. Pero es fundamental tomar decisiones adecuadas y de forma anticipada”.

Borba se refirió a la realidad de la región oriental y del Chaco, ambas con escasez de lluvias durante el 2020, con bajo volumen de pasto y en muchos lugares, en especial en la zona occidental, con los pozos de agua casi vacíos. Más allá de la división y analizando opciones para un animal de 300 a 400 kilos y próximos a encarar el invierno, la suplementación estratégica “es lo que puede salvar el resultado económico del productor”.

Oriental. El especialista dijo que en esta zona “no hay suficiente masa forrajera para aguantar el invierno”, y las estancias “están con poco pasto diferido”. Y agregó: “Hay mucho animal no terminado, el punto más crítico y más costoso para el ganadero”, por tanto “es relevante analizar qué hacer”.

Explicó que un animal de 300 a 350 kilos en la región oriental, si es macho, necesita bastante pasto para terminarse en 450 kilos y el invierno es seco. “Si das una sal proteica se mantiene el peso del animal o gana un tanto dependiendo del pasto, pero con alto consumo de pasto seco, y tenemos costos operativos que se deben asumir”, destacó Borba.

“Como su requerimiento de mantenimiento es mayor a un desmamante, por ejemplo; lo ideal sería una buena suplementación en confinamiento o semiconfinamiento y siempre tenemos que calcular la conversión de los nutrientes que podemos proveer, y su costo, a los kilos de carne que se producen”, un trabajo que hacemos en Granusa, detalló.

Occidental. Borba afirmó que la situación del Chaco “es más complicada” porque “casi que no existen pasturas naturales, son implantaciones”, por tanto “en el invierno se seca y como no hubo tanta lluvia el pasto no llega a su máximo potencial”. En ese sentido, consideró que en los establecimientos promedio de esa zona hubo un sobrepastoreo por no tener el volumen necesario de forraje en época estival.

El Directivo de Granusa resaltó lo importante de “definir una estrategia antes de que sea tarde, tomar una decisión rápida y lograr el mejor resultado”. En la empresa “tenemos tecnología que hace rentable hoy al confinamiento”, dijo y sumó: “Hay que estudiar la realidad y definir la mejor alternativa”.

Un animal de 300 a 350 kilos con sal proteica y sin volumen de pasto “no se podrá terminar porque me come todo el pasto”, pero “si lo dejo sin suplementar empieza a bajar entre 300 a 500 gramos por día, unos 40 a 70 kilos mientras llegamos a los meses de precipitaciones normales”.

Borba dijo que esa pérdida de kilos a un precio de 8.000 guaraníes por kilo, son entre 320.000 y 560.000 guaraníes por animal en el peso vivo. “Pero no solo pierde panza, y lo peor es que pierde estructura muscular y es muy complicado”.

Hacer suplementación para terminar los animales “me cuesta 1.000.000 de guaraníes y dejo de perder 440.000 guaraníes en promedio, la diferencia es mi inversión. Encima, pago el costo de mi ganancia de peso y gano en la posterior venta de, considerando que el precio va a mejorar”. Y destacó: “Es una opción rentable, pero es necesario tomar decisiones hoy”.

Fuente: Valor Agro.