×

El hato bovino tuvo retracción del 11% en los últimos dos años

  • Compartir

El hato bovino tuvo retracción del 11% en los últimos dos años

El sector ganadero señala como uno de los principales aspectos negativos la importante disminución de la población bovina en el territorio nacional. De acuerdo a los datos de la Asociación Rural del Paraguay (ARP) en las últimas dos temporadas se produjo una retracción del 11% del hato vacuno, producto de la dificultad de retención de vientres por los bajos precios.

Según el reporte del gremio pecuario, basados en estadísticas del Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa), después del récord de 14.990.000 de cabezas de ganado vacuno registradas en el 2014, siguieron sendas caídas a 14.300.000 cabezas en el 2015 y finalmente a 13.350.000 cabezas en el 2016.

Precios. Luis Villasanti, presidente de la ARP, manifestó que este año, nuevamente, los productores pecuarios no pudieron retener sus reproductores debido a los bajos precios de la carne. “Bajó el hato ganadero. El índice de la rentabilidad de la ganadería estaba bajo”, expresó.

El sector ganadero cierra el 2016 con menor cantidad de vientres por lo que se piensa en tomar medidas de apoyo a los pequeños productores para aumentar su índice de preñez y aumentar así el hato ganadero, destacó Villasanti.

Coyuntura. En el contexto internacional de caída de los precios de la carne, Paraguay se fue desprendiendo de sus animales para obtener los mismos ingresos que años anteriores a tal punto que se registró esta caída. “Mientras no tengamos un instituto de la carne para llegar a los mercados más exigentes, no tenemos buenos precios. Entonces, en vez de subir, estamos bajando”, remarcó.

Villasanti recordó que este año tampoco acompañó el clima y que muchísimos terneros se han perdido debido a los efectos del Niño.

Paraguay es el sexto mayor exportador mundial de carne y cerró el 2016 con más de 250.000 toneladas de peso-embarque exportadas por un valor superior a los US$ 1.300 millones, según estadísticas preliminares del Servicio Nacional de Sanidad Animal (Senacsa).

Fuente: La Nación