×

La importancia de la diversificación de insumos y los momentos de compra en el negocio del confinamiento

  • Compartir

La importancia de la diversificación de insumos y los momentos de compra en el negocio del confinamiento

Se acerca una época crítica del año, adentrándonos en la etapa más seca con precipitaciones que no se dan con normalidad en la mayoría de los campos del país. Cada detalle cuenta en la preparación de los ganados para los meses venideros, y en lo que respecta al negocio del confinamiento, con esta suba del precio de la reposición y de los insumos, la cuenta se hace cada vez más fina.

El maíz es la principal fuente de energía dentro de la dieta del ganado bovino, y su escasez en el mercado y alto precio complican la ecuación para los productores. “Es momento de tener una buena gestión nutricional y hacer una buena evaluación de la dieta, y es importante diversificar la compra de insumos”, dijo Luiz Paulo Queiroz, gerente comercial de carne de Granusa.

Dentro de las distintas circunstancias, Queiroz afirma que hay productores que consiguieron maíz a 220 o 240 dólares por tonelada y pueden complementar la dieta con otros insumos de mejor manera. “Con los precios de hoy si compramos un animal de 170 kg de peso vivo, con un precio del gordo que ronda los US$ 3,30 o US$ 3,50, tenemos un buen resultado”, afirmó el integrante de Granusa, quien agrega que “la rentabilidad es de un 10 o 15% con una ganancia diaria de 240 o 250 gramos”, aunque de todos modos siempre depende de la diversificación de insumos.

Enmarcado en este esquema de agregar otro tipo de alimentos al ganado por la escasez del maíz o su alto costo, Granusa sugiere avena, afrecho de arroz, afrecho de trigo o cascarilla de soja. Si bien hay cambios en la eficiencia de conversión al diversificar insumos, todo depende de la calidad de los mismos. En momentos donde los insumos tienen un costo elevado, hay que poner especial atención a lo que se utiliza. “En Granusa tenemos laboratorios y todo lo que el cliente compra lo evaluamos antes”, añadió.

En lo que hace al resultado del confinamiento, es clave tener una buena gestión del mismo. “Desde Granusa utilizamos un software para dar asesoría en manejo y nutrición al productor”, asegura Queiroz. Dentro de estos beneficios, la empresa acompaña al productor y lo aconseja para la compra de insumos. Este contexto acompaña una situación de volatilidad en el mercado internacional del maíz, como consecuencia de un crecimiento en su valor de algunos años a esta parte, y potenciado por las cosechas recientes que marcaron un déficit, por ejemplo, de 27 millones de toneladas en Brasil.

Consultado acerca de los buenos momentos para hacerse de insumos, Queiroz dice que en octubre de este año puede abrirse una ventana interesante para hacerlo y planificar la próxima zafra.

Explicó que la firma brinda asistencia técnica, hace evaluaciones y asesora en la compra de insumos. Se utiliza un programa de Cargill que detalla hasta qué precio se puede comprar el insumo. “Evaluamos los momentos de compra de animales también”, expresó Queiroz y sumó: “Siempre con la premisa de obtener ganancia y manejándonos en márgenes de precios”.

“La mayoría de las dietas que manejamos están en el eje de los US$ 250 o US$ 260 de materia seca para la gran mayoría de los confinamientos”, finalizó Queiroz. Dentro de la variabilidad que puede haber al conseguir maíz más barato o proteína más cara, la rentabilidad del negocio gira en torno al 12% o 15%.