×

“El Gobierno está convencido que el agro es clave para empujar la economía del país”

  • Compartir

“El Gobierno está convencido que el agro es clave para empujar la economía del país”

El ministro de Agricultura y Ganadería (MAG), Moises Santiago Bertoni, dijo que el rebrote económico del país “lo va a dar el sector agropecuario” a raíz del buen desempeño de los principales rubros. También aseguró, con respecto al mercado de China, que en Paraguay “somos libres de negociar, y, en este contexto, estamos haciendo los pasos para ingresar directamente con soja y probablemente con carne”. Además, destacó la necesidad de trabajar en el estado de los ríos para solucionar la salida de la producción del campo a los mercados.

¿Cuáles son los principales temas en la agenda del Ministerio de Agricultura y Ganadería?

En este momento, el principal desafío es la comunicación sobre la sostenibilidad de los sistemas productivos, porque hoy en día nuestros socios comerciales, los mercados a donde van los productos paraguayos, no solo exigen medidas sanitarias ligadas a la inocuidad, sino que también ponen mucho énfasis en que la producción sea bajo condiciones ambientalmente sostenibles. Por tanto, contemplar esas condiciones y lograr una buena comunicación es el gran desafío para seguir fortaleciendo el sector.

¿Cómo analiza, en general, el momento que vive el agro en Paraguay?

En líneas generales el sector está saliendo fortalecido luego de varios meses complejos a razón de la pandemia de covid-19, además socialmente se está creando una nueva imagen del agro con un cambio de conceptos y paradigmas que se tenían en épocas de pre pandemia, un aspecto que agrega valor a un rubro que es uno de los pilares fundamentales de la economía.

Hace poco lo resaltó el presidente Mario Abdo Benítez, quien destacó al sector agropecuario como un motor fundamental para empujar la economía del país en este contexto tan particular…

Sí, se ha señalado la importancia del sector y claramente Paraguay es de los países que menos ha caído en sus números durante la pandemia. El año pasado el PIB bajó 1% y en 2021 hay una proyección de crecimiento del 3,5%, y este rebote económico lo va a dar precisamente el sector agropecuario gracias al buen desempeño de los principales rubros del campo: la soja, la carne y el maíz, además de otros rubros que componen nuestra oferta exportable que no solo tuvieron muy buenos desempeños sino que también vienen acompañados por un boom de precios internacionales que van a generar un ingreso importante de divisas para el país.

Otro elemento importante, que resaltó el Presidente, es que no van a existir cambios en materia impositiva para el sector agroexportador ni una intervención del Gobierno en el mercado, a diferencia, por ejemplo, de lo que sucedió en Argentina…

Es así mismo. Desde que inició este periodo de Gobierno, el Ejecutivo ha sido muy claro y firme con respecto a no crear nuevos impuestos al sector agropecuario; por el contrario, la política va por incentivar al sector para generar confianza, que se siga invirtiendo y la gente siga trabajando. Un claro mensaje de generar incentivos para que el productor se quede en el campo haciendo lo que mejor hace y siendo clave para la economía paraguaya. En nuestro caso, dependemos del producto interno bruto agrícola, es el que tracciona todos los demás sectores y en ese orden el Gobierno va a seguir apoyando y acompañando con las mismas políticas que han dado resultados en las últimas décadas.

Entrando en temas puntuales del sector, un aspecto importante es la infraestructura interna y la posibilidad de tener buenas vías para movilizar la producción que viene crecimiento, ¿cómo observa esto?

Este Gobierno, en algo más de dos años, ha completado más de 2 mil kilómetros de nuevas carreteras que están ubicadas en sectores muy importantes que antes, por no carecer de vías de acceso, no eran adecuadas para ciertos tipos de producción. También es importante destacar que, acompañando este boom de crecimiento en infraestructura vial, está aumentando la distribución de la energía eléctrica para acompañar los grandes emprendimientos agrícolas que se desarrollan en todo el país; y principalmente se ve en algunos rubros como en el arroz, donde hoy están habilitando zonas que tradicionalmente no eran adecuadas por su aislamiento.

En cuanto a la salida de la producción, naturalmente por la ubicación geográfica del país hay una necesidad de utilizar los ríos Paraguay y Paraná para la llegada al océano y en los últimos años la falta de lluvia pasó a ser una dificultad para la navegabilidad. ¿Cómo se está trabajando en este tema?

Al ser un país sin litoral marítimo en la región, siempre el desafío del transporte está presente en sus diversas modalidades. Hasta el 2004 se exportaba principalmente vía terrestre a través de camiones en el puerto de Paranaguá, a partir del bloqueo que tuvimos en ese año por la producción de soja transgénica dentro del país, ha empezado la migración progresiva al transporte fluvial. Hoy con orgullo podemos decir que Paraguay tiene la tercera flota fluvial más grande del mundo, seguida de China y Estados Unidos, respectivamente.

Pero a raíz de la falta de lluvias, ¿hay necesidad de realizar, por ejemplo, un mayor dragado de los ríos para tener seguridad y certezas de un estado óptimo para el traslado de la producción?

Es un tema fuerte. Hay una Comisión integrada por Cancillería, el Ministerio de Agricultura y Ganadería, y el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones, que es el encargado del dragado; con miras de solucionar la problemática. Hoy la situación es bastante compleja, el río Paraná está con periodos de bajantes históricas que no permiten sacar toda la soja almacenada, tanto en los puertos como en las barcazas. Estamos con la apertura de las compuertas de la represa de Itaipú, vamos a aumentar el caudal de agua para permitir la salida de las barcazas. Y lo mismo sucede en algunos pasos del río Paraguay. Es un trabajo constante y del que no se puede parar, porque el río siempre es cambiante y buscamos hacer esto de manera coordinada con Argentina y Brasil. Para Paraguay es de vital importancia mantener la navegabilidad de los ríos y se está trabajando en este sentido, no probablemente con las respuestas que querríamos escuchar ya, pero tenemos avances continuos y esperamos que en el futuro sea un problema menor para nuestro transporte.

Para avanzar en el mejoramiento de estos recursos es importante algo que mencionó anteriormente, y es que el Gobierno está convencido que el agro es clave para empujar la economía.

Así mismo. Hay un fuerte convencimiento del Gobierno y es lo más importante. También el público en general, últimamente, ha cambiado la percepción hacia el sector, entiende la relevancia del campo y eso redunda en un futuro promisorio.

En materia comercial, ¿cómo se viene trabajando entre actores públicos y privados y cuáles son los principales temas en discusión?

El MAG cuenta con el Consejo Asesor Agrario donde están representados los principales gremios de la producción y se estudian los problemas del sector con el objetivo de ir buscando soluciones consensuadas para cada rubro, para cada problema en particular. Al mismo tiempo, es importante destacar que en algunos puntos específicos, como lo que es la sanidad animal, se cuenta con comisiones públicos/privadas que vienen trabajando ya hace varios años con la meta de mantener el estatus sanitario del país, y en rubros específicos también tenemos comisiones mixtas que vienen trabajando con miras a ir fortaleciendo la actividad o ese rubro en específico. Es fundamental destacar que, en ese sentido, el Gobierno siempre ha llevado un trabajo fuerte y muy bien coordinado con los sectores privados, lo que es uno de los principales pilares en que se ha basado este desarrollo agropecuario de Paraguay.

Acaba de mencionar el intercambio constante del Gobierno y los actores de la producción. En relación a la identificación individual del rodeo bovino nacional, ¿cómo se contempla dicho plan desde el Gobierno?

Se está trabajando entre el Ministerio, la Asociación Rural del Paraguay (ARP) y el Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa) buscando el mecanismo más adecuado y correcto para ir aplicando. Existe la voluntad de, al igual que Uruguay, trazar e identificar el cien por ciento del ganado con la metodología más moderna. Vamos a ver la experiencia uruguaya al respecto, estamos hablando con los especialistas que han desarrollado este sistema en el país socio del Mercosur para aplicarlo en Paraguay con la metodología correcta. Es un tema que, probablemente, va a ser gradual de manera de trazar la totalidad del hato bovino Paraguay, como también pensar en las otras especies.

En el caso de la producción vacuna, ¿en qué momento comenzaría el plan y de dónde saldrían los recursos para la implementación?

En una primera etapa vamos a hacer un estudio técnico para saber cuál metodología o tecnología vamos a utilizar de acuerdo a los intereses de los sectores. Están aquellos que guardan aspectos sanitarios, otros aspectos impositivos, otros el aspecto propio del control del hato ganadero. Y con respecto a los recursos, estamos trabajando con los organismos multilaterales de préstamos para financiar este sector; y la sostenibilidad probablemente sea a través de una taza o de algún mecanismo que se estará fijando en consenso con el sector.

El sistema de tipificación que se va a instalar en los frigoríficos, ¿qué tan avanzado está?

Todavía no tenemos una tipificación del ganado, es una tarea pendiente que se está trabajando para avanzar. Se está buscando un método más adecuado, tener una propia o adoptar alguna que se esté ya utilizando en los mercados de la región. Creo que eso va a suceder en la brevedad, hay un trabajo bastante avanzado entre el servicio oficial, los productores y las industrias. Por otro lado, está la puesta en función de las cajas negras, que en este momento ya existe un sistema que está funcionando con un pesaje que requiere ampliar el número de pesaje y con esto también ir transparentando todo el proceso dentro de la industria. Creo que para lo que va de este año vamos a tener avances importantes, tanto en la tipificación como en la implementación de las cajas negras en las plantas frigoríficas del país.

En la anterior Revista ARP el Presidente del Senacsa, hablando de la inserción internacional del país y particularmente en el tema China y Taiwán, dijo que “el productor no paga las cuentas con el abrazo y la amistad de Taiwán”, haciendo referencia a la necesidad de que el país avance en materia comercial con China. ¿Usted qué piensa?

Es un tema complejo. Paraguay tiene vínculos comerciales y de amistad desde hace varios años con Taiwán, eso es un impedimento para avanzar con cualquier relacionamiento diplomático con China. Pero de momento no creo que eso pueda avanzar durante este Gobierno por los vínculos que tenemos y los compromisos de amistad. Sí estamos intensificando nuestros trabajos para la apertura de otros mercados que consideramos muy importantes, no es solo buscar nuevos mercados sino que fortalecer aquellos mercados tradicionales. También estamos en conversaciones con Estados Unidos y esperemos tener la auditoría este año, que es el último paso que necesitamos para el ingreso de la carne paraguaya en el mercado norteamericano. Además, hay una creciente demanda de carne por el mercado de Taiwán, que con esto iremos compensando lo que podríamos tener con China.

Pero uno mira números de Paraguay y los países del Mercosur, que los tres tienen acceso a China, y hay, por ejemplo, un claro diferencial en el precio de la hacienda. ¿Considera que no entrar a China es un beneficio del cual Paraguay se está privando?

Tendríamos que analizar si esta diferencia se ve exclusivamente por el acceso en el mercado de China o si son otros factores los que también hacen que tengamos esa diferencia importante de precios. Realmente no tenemos ningún impedimento en tener relaciones comerciales con cualquier bloque o país. Somos libres de negociar, simplemente estamos en este contexto haciendo los pasos para ingresar directamente con soja y probablemente con carne a China, pero llevan sus procesos sanitarios, los procesos de intercambios, y veremos si eso va también limitado por la situación de nuestra vinculación con Taiwán.

Si no entendí mal, ¿cree posible que se pueda negociar carne y soja con China independientemente de lo que es la relación política entre Paraguay y Taiwán?

No tenemos ninguna limitación para tener relaciones comerciales, siempre y cuando sea el ingreso que todos sabemos, pero el ingreso a China tiene un fuerte contexto político. Aunque por otro lado también tenemos que tener en cuenta que los productos hoy demandados por todo el comercio internacional, carne, soja y otros bienes que el Paraguay dispone en gran cantidad para exportación; probablemente también estimule una nueva visión sobre lo que va a ser la apertura de los mercados en los próximos años. Y esto puede permitir que el país tenga ingresos a China y a otros mercados que estamos reclamando hace varios años.

Artículo publicado en Revista ARP