×

Joesley Batista: “Temer es el jefe de la banda más peligrosa de Brasil”

  • Compartir

Joesley Batista: “Temer es el jefe de la banda más peligrosa de Brasil”

En una entrevista exclusiva a la revista brasileña Época, el principal de JBS y quien destapó uno de los mayores escándalos que envuelven al sector privado y al Gobierno, dijo que Temer no tenía reparos en pedir dinero y que el ahora preso, Eduardo Cunha, cobraba sobornos en su nombre.

La entrevista con el principal de JBS duró más de cuatro horas, en ella Batista explica pormenorizadamente cómo es que se transformó en el mayor comprador de políticos de Brasil.

Fue claro, para él Temer es quien “dirige la organización criminal más grande de Brasil” y utiliza la maquinaria del gobierno para tomar represalias. Contó cómo el partido del expresidente Lula, el PT, “institucionalizó” la corrupción en Brasil y cómo el PSDB, de Aécio Neves, llegó a comprar partidos para las elecciones de 2014.

A continuación, los principales pasajes de la entrevista publicada por le revista:

¿Cuándo conoció a Temer?

Me reuní con Temer a través del ministro Wagner Rossi, en 2009 y 2010. En un segundo encuentro él ya me dio su número de teléfono personal y a partir de ahí comenzamos a hablar. Yo le escribía (mensajes) y él a mí, desde 2010 en adelante. Siempre tuve relación directa, estuve varias veces en su oficina, varias en su casa y él asistió a mi boda.

¿Cuál es, después de todo, la naturaleza de la relación con el presidente Temer?

Nunca hubo una relación de amistad. Siempre ha sido una relación institucional, un empresario que necesita resolver problemas y vio en él la condición para resolver esos problemas. Creo que él me veía como un hombre de negocios que podría financiar sus campañas y armar un esquema que le permita establecer sobornos. Toda la vida tuve acceso a él; él me llamaba para conversar a veces y allí estaba yo.

¿Hablar de política?

Siempre tenía un tema específico. Siempre que llamaba yo ya sabía que era para pedirme alguna cosa, o quería alguna información.

¿Es cierto que ya en 2010 Temer le pidió dinero?

Es cierto. Desde el principio. Enseguida que lo conocí me pidió dinero para la campaña. Temer no tiene mucho protocolo para tratar ese asunto.

¿Siempre pidió sin algo a cambio?

Siempre estaba conectado a algo, o algún favor. Rara vez no.

Una de esas veces fue cuando me pidió R$ 300 mil para hacer una campaña en internet, antes del juicio político a Dilma, preocupado por su imagen. Hacía pequeños pedidos, favores, para él y sus amigos y yo los hacía.

¿Temer explicaba el motivo de estos pedidos? ¿Por qué usted debía de pagar?

Temer tiene esa manera tranquila, dócil de tratar los temas, no hablaba ni explicaba.

¿No le dio ninguna razón?

No, no él. Hay políticos que creen que simplemente debido a la posición que ocupan uno les debe favores. Piensan que los habilita a pedir algo, de manera que sea una obligación para uno dárselo, Temer es así.

¿Cuándo le prestó su avión fue de esa manera?

No me acuerdo bien, pero fue en ese contexto: “Tengo que viajar, usted tiene un avión, me lo presta”. Cree que el cargo lo habilita a esas cosas.

¿Cómo era la relación entre Temer y Eduardo Cunha?

La persona a la cual Eduardo se refirió siempre como su superior jerárquico fue Temer. Todo lo que Eduardo podía resolver solo lo hacía, cuando las cosas se ponían más difíciles acudía a Temer.

¿Usted realmente necesita del grupo de Cunha, Funaro y Temer?

Ellos fueron creciendo dentro del Fondo de Inversiones, en el BNDES, en todos los organismos que teníamos intereses. Estaba aterrado de que los enviaran al Ministerio de Agricultura. Cunha dejaba claro que su fortalecimiento era el fortalecimiento de Temer y de su grupo y se metían a su casa sin ser invitados.

¿Puede dar un ejemplo?

Cunado Eduardo era presidente de la Cámara me dijo que querían abrir una investigación parlamentaria contra JBS, para investigar el BNDES, y que si le daba R$ 5 millones terminaba con eso. Le dije, Eduardo, pueden abrirla, no hay problema. Él argumentaba que mi competidor pagaba ese dinero para abrirla, que si yo se los daba no abrirían la investigación, ese es Cunha, ese es el mejor ejemplo de cómo operaban.

Atrás de él varios hicieron lo mismo, amenazaron con investigaciones solicitando dinero para terminar con ellas.

¿Usted no pagó?

Estas cosas, no. Tenía algunos límites. Tenía que tener cuidado. Esta es la mayor y más peligrosa organización criminal en este país. Conducida por el presidente.

Fuente: Revista brasileña Época