×

Confinamientos van a crecer en 2022: “Hay que saber aprovechar las oportunidades”

  • Compartir

Confinamientos van a crecer en 2022: “Hay que saber aprovechar las oportunidades”

Luego de cerrar un 2021 destacado en valores e histórico en volumen de faena, producción y exportación de carne bovina; la ganadería paraguaya camina sobre un año que promete emular al pasado por la escasa oferta de hacienda y la alta demanda internacional de proteína roja, a pesar de que las lluvias dispares y la invasión rusa a Ucrania generó una coyuntura de volatilidad de precio y especulación.

En un contexto desafiante, principalmente por la faltante de precipitaciones en épocas de producción de forraje, el gerente general de Granusa, Carlos Osorio, aseguró que el confinamiento de vacunos surge como una herramienta cada vez más posicionada en la ganadería, y con una tendencia creciente, que permite incentivar la producción de forma eficiente, con mejores resultados en peso, más precio en frigorífico y, además, favorece a los campos en épocas de déficit hídrico.

“Cuando hay crisis climática, como en las últimas dos temporadas, aparece la importancia del confinamiento”, dijo Osorio y estimó que el uso de los corrales de engorde va a crecer en 2022 y seguirá la misma tendencia en el mediano plazo. “La gente entendió que es una estrategia de los ciclos productivos, y cuando hay falta de forraje el feedlot permite bajar las cargas, engordar los animales y aprovechar mejor los precios. Hay una sumatoria que juega a favor de esta herramienta para ser más eficientes en lo productivo y lograr mejores resultados económicos. No hay dudas que el uso del confinamiento se va a incrementar en la ganadería paraguaya”, subrayó.

El Gerente General de Granusa explicó que los clientes están demostrando un mayor interés por incorporar el confinamiento al esquema de producción de carne, y los que ya están trabajando en la herramienta pretenden aumentar los volúmenes. “Los ganaderos que están con corrales de engorde aprovecharon la oportunidad de oferta de animales de los últimos dos años y la mayoría están utilizando las instalaciones a su máximo nivel”, apuntó.

Carlos Osorio, gerente general de Granusa.

Con respecto a los precios de las haciendas, que se vieron afectados por las sanciones que los países de Occidente aplicaron a Rusia por la invasión a Ucrania, que tuvo efectos en el comercio global de commodities; Carlos Osorio dijo que se trata de una coyuntura que se debería normalizar en el corto plazo. “El precio del ganado debería volver a subir: no hay mucha oferta de animales gordos, los frigoríficos necesitan faenar para cumplir los compromisos con el resto de los mercados, y Brasil está muy enfocado en China, dejando más espacios en compradores fundamentales para la carne paraguaya”, señaló.

Además, dijo que “hay una distancia de precios con los países vecinos que no es real, por tanto consideró que la situación del mercado es temporal, y en poco tiempo vamos a volver a la normalidad”.

Comentó que el precio de venta de ganado gordo para lograr un equilibrio en los confinamientos, contemplando los movimientos en los valores de las materias primas, debería ser de US$ 3,45 a US$ 3,60 a la carne, referencias que oscilan dependiendo a qué dinero se hizo la compra de animales para el ingreso a los corrales. “Las oportunidades futuras para el confinamiento son buenas, por los resultados económicos que se pueden lograr y la posibilidad de recuperar los campos frente a las próximas estaciones que son de escasa producción de pasturas”, añadió.

Osorio dijo que es fundamental evaluar cuál es la situación de cada establecimiento para poder aplicar estrategias correctas que permitan explotar las oportunidades y minimizar las amenazas. “Si no engordo el animal, me queda en la estancia cuando hay falta de pasto y escasez de agua en los tajamares. Si no confino, qué hago: los problemas pueden ser mayores, y más cuando los números están cerrando para el sistema de engorde intensivo”, añadió.

Confinamiento.

Al mismo tiempo, comentó que si en la actualidad, con precios que sufrieron bajas, el negocio está cerca o llega al equilibrio; a futuro hay un espacio importante para aprovechar subas de precios que son claras por el contexto de la ganadería nacional, las cotizaciones de la región y la alta demanda internacional por carne bovina. “Quien está confinando hoy, no va a vender a US$ 3,30, sino que lo va a hacer en 90 días o más y los precios van a mejorar; no tiene lógica que el ganado en Paraguay se mantenga con estas cotizaciones”, afirmó.

Finalmente, el ejecutivo de Granusa aseguró que, si bien hay falta de insumos en el país, el productor que pretenda encerrar 2.000 o 3.000 cabezas va a encontrar comida en el mercado. “Lo que está difícil para comprar es la fibra, es importante encontrar aperturas en la estrategia de producción con nuevas alternativas de dietas. No nos debemos quedar encerrados en un solo concepto”.

Y aunque el alimento subió de precio, hoy los kilos que se necesitan para pagar la tecnología son iguales o menores a años anteriores, porque la hacienda subió más. “Por nada del mundo hay que dejar de perder peso, la inversión se paga con kilos de carne. Hay que saber aprovechar las oportunidades”, cerró.