×

“La ganadería nacional vuelve a una motivación interesante pensando en otros mercados”

  • Compartir

“La ganadería nacional vuelve a una motivación interesante pensando en otros mercados”

El viceministro de Ganadería, Marcelo González, expresó a Valor Agro que la apertura de nuevos mercados es el resultado de varios años de esfuerzo. Destacó que la entrada al mercado de Estados Unidos representa un “empujón de confianza” y con ello, la ganadería recupera una motivación significativa, abriendo perspectivas hacia otros mercados

Mencionó que la carta de respaldo emitida por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos a Paraguay representa una oportunidad clave para el país. Esto, con la perspectiva de obtener la aprobación de Canadá y acceder al mercado asiático, objetivos que actualmente se encuentran en proceso de gestión

Este dinamismo también se evidencia en el sector porcino, que está trabajando con miras a conseguir apertura del mercado chileno. “Realmente estamos experimentando un impulso en el rubro pecuario en términos de la exploración de nuevos mercados y el reconocimiento que está ganando tanto a nivel nacional como internacional”, subrayó.

Durante algún tiempo, Singapur ha surgido como un destino atractivo para las relaciones comerciales, lo cual se evidenció recientemente en un acuerdo de libre comercio entre ese país y el Mercosur. Además, se perfila como uno de los posibles destinos futuros para la exportación de carne paraguaya.

En relación con este tema, el Viceministro destacó que se está llevando a cabo un trabajo continuo y que es “prudente” monitorear el desarrollo por parte de las autoridades de esa nación. “Desde Paraguay estamos totalmente comprometidos en avanzar en todo el proceso”, contó.

En cuanto al rendimiento de la ganadería nacional este año, indicó que cualquier evaluación debe tener en cuenta diversos factores, incluyendo las condiciones climáticas, el mercado interno y externo, así como las cotizaciones. Mencionó que en este último aspecto, el factor climático se caracteriza por lluvias que generan esperanzas, especialmente en áreas que requerían precipitaciones.

La distribución adecuada de las lluvias es fundamental para la agricultura. En particular, en el Chaco, donde la ganadería de carne es más prominente, las precipitaciones se retrasaron. No obstante, el Viceministro comentó que las lluvias están llegando, lo que contribuye a la acumulación de reservas de agua y al crecimiento de forraje. Esto favorece no solo el aumento de peso del ganado, sino también el éxito en la época de reproducción dentro de la ganadería.

En relación a las perspectivas para el próximo año, la autoridad estatal mencionó que, al considerar las cuestiones climáticas, están vigilando los informes del Departamento Climático que indican cierto riesgo de pasar de un fenómeno “moderado a “fuerte” de El Niño. Esto implica la posibilidad de eventos de lluvias intensas en periodos cortos, especialmente en las zonas ribereñas, lo que podría ocasionar inundaciones y plantear desafíos tanto para la ganadería como para los cultivos.

Además, al examinar otras regiones, explicó que se esperan precipitaciones más significativas que en años anteriores debido a la presencia del fenómeno de El Niño. “Esto sugiere que en las zonas predominantemente ganaderas, como el Chaco, se puede anticipar un buen desempeño en la ganadería. Sin embargo, estamos evaluando estrategias para abordar los problemas de inundación en la zona ribereña, que pueden afectar a los campos utilizados actualmente para la ganadería”, añadió.

En cuanto al hato ganadero, señaló que su evolución está vinculada al comportamiento general de la ganadería. Cuando los precios se mantienen de manera estable e interesante, los productores tienen la capacidad de realizar inversiones en la mejora de suelos, pasturas y en la adquisición de genética, contribuyendo así al desarrollo sostenible del sector.

“El Servicio Veterinario oficial está implementando programas orientados a reducir la tasa de marcación. Esperamos que esta medida pueda mejorar la tasa de marcación año tras año, contribuyendo así a la recuperación de la estabilidad en el hato ganadero. Posteriormente, consideraremos la posibilidad de retenciones de vientres como una estrategia para impulsar el crecimiento, especialmente en aquellas áreas con potencial de expansión”, resaltó.