×

Entre el USDA y el Yuan

  • Compartir

Entre el USDA y el Yuan

En una semana marcada principalmente por la publicación del informe de oferta y demanda del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA).

La tonelada de soja para entrega en septiembre en Chicago cerró el viernes a 339 US$/Ton, 5,3% menos que la semana anterior. Mientras, el precio para entrega en marzo/2016 cerró en 337,5 US$/Ton, 4,5% por debajo de los de una semana atrás respectivamente.

En este último informe, el USDA volvió a elevar las proyecciones de producción a nivel mundial, tanto para esta campaña que está terminando como para la 2015/16, colocándola en 320 millones de toneladas. Además estimaron para la campaña 2015/16 un stock final mayor al de este año. El informe tuvo un impacto inmediato en los precios de los granos que sufrieron importantes caídas en Chicago; en un día la soja cayó 6%, el maíz 5% y el trigo 3%.

Como si no bastara con el informe del USDA para presionar los precios a la baja,  se sumó otro factor: la devaluación del yuan, la moneda china.

De acuerdo a lo mencionado en más de una ocasión, el crecimiento de la economía china se ha moderado en los últimos años, aunque sigue siendo uno de los más altos a nivel mundial. El 2014 creció 7,4%, la menor tasa en casi veinticinco años. Por su parte, el mes pasado se publicaron datos que indican una menor actividad del sector manufacturero y una leve caída de las utilidades de las grandes compañías industriales, lo cual hizo que los índices de las bolsas chinas mostraran fuertes caídas, parecidas a las de inicios de 2007 cuando la crisis internacional empezaba a asomarse. Ante estos resultados, las autoridades chinas anunciaron que usarían varias herramientas de política monetaria para mantener los niveles adecuados de liquidez.

Casi un mes después, en la segunda semana de agosto, el Banco Central de China devaluó el tipo de cambio de referencia, en lo que fue la mayor devaluación en un día desde el año 1994, con lo cual el yuan alcanzó su menor valor desde 2011. Luego de cuatro días consecutivos de devaluaciones, la moneda china cerró con una caída de 2,9% con respecto al viernes anterior. Las autoridades aclararon que esta medida no se va mantener en el tiempo y que solo busca colocar al yuan en una tendencia más parecida a la de las demás monedas del mundo.

Pero, el mercado volvió a hablar de una posible guerra cambiaria mundial, pues ve esto como una posible medida para mejorar la competitividad de China en los mercados internacionales, de manera a impulsar sus exportaciones, que en julio cayeron 8,3% debido a la menor demanda en Europa y Japón.

En los mercados existe incertidumbre en cuanto a la magnitud de la ralentización de la economía china y del impacto que tendrá en los mercados bursátiles y de materias primas, y por lo tanto en el resto de las economías. Además, esta devaluación del yuan podría llevar a una menor demanda de productos (entre ellos materias primas) en el mercado internacional por parte de China, lo cual afectaría el dinamismo del comercio mundial.

Fuente: Agroeducación