×

La semana resultó muy negativa para los precios de los granos en EE.UU.

  • Compartir

La semana resultó muy negativa para los precios de los granos en EE.UU.

La previsión de un clima favorable para los cultivos golpeó a la soja y al maíz; cuarto segmento bajista para el trigo.

Lluvias y pronósticos de más precipitaciones para las próximas dos semanas sobre las principales zonas productoras de granos gruesos de los Estados Unidos fueron los factores responsables de la tónica bajista que condujo los precios de la soja y del maíz a completar la segunda semana bajista consecutiva en la Bolsa de Chicago. Para el trigo, en tanto, la persistente liquidación de contratos de los fondos especuladores; la presión de existencias domésticas abundantes, y la fortaleza exportadora de países como Rusia configuraron el cuarto segmento comercial negativo para sus cotizaciones.

Al momento de fijar los valores de ajuste, las pizarras del mercado estadounidense reflejaron pérdidas de US$ 0,46 y de 1,38 sobre los contratos agosto y noviembre de la soja, cuyos ajustes resultaron de 348,79 y de 351,55 dólares. En el balance de la semana, estas posiciones resignaron un 5,15 y un 5,55% frente a los precios vigentes el viernes anterior, de 367,72 y de 372,22 dólares por tonelada.

Como previa del informe mensual de estimaciones agrícolas que el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) publicará el jueves próximo, durante la semana se destacaron tres proyecciones privadas que marcaron la variabilidad de las cifras, que podría convertirse en una lógica en los próximos meses.

En efecto, el martes FC Stone estimó la cosecha estadounidense de soja en 115,26 millones de toneladas, con rindes de 32,08 quintales por hectárea; el jueves Informa Economics calculó 114,20 millones y 31,81 quintales, y ayer, Ag Resource proyectó 111,99 millones y 31,61 quintales. Todas las cifras quedaron por debajo de las dadas por el USDA en julio, de 115,94 millones y de 32,28 quintales. Pero pese a ello, los precios evolucionaron en baja.

Fuente: La Nación