×

Nicolás Peña: “Hay que estimular la producción ovina”

  • Compartir

Nicolás Peña: “Hay que estimular la producción ovina”

El presidente de la Asociación Paraguaya de Criadores de Ovinos (APCO), Nicolás Peña, dijo que “hay que encontrar estímulos para crecer en la producción ovina y tener seguridades de una producción industrial constante”. Al respecto del mejoramiento genético, las importaciones y el trabajo de los productores, manifestó que “en ningún momento se bajó un cambio ni mucho menos”. Finalmente, refirió también al trabajo de la Asociación, las próximas actividades a realizar y los desafíos existentes.

Desde su posición al frente de APCO, ¿cómo evalúa la actualidad de la producción ovina en el país?

La ovinocultura no bajó un cambio ni mucho menos. Viene pujando desde el sector privado y también desde el sector público dentro de sus posibilidades, que hoy en día están golpeadas por el tema salud. Sería repetitivo si digo que seguimos con importaciones y consumos importantes de carne con marcas de corte. Todo eso se siente. El proceso de llegar a volúmenes industriales está pendiente ya que no hemos avanzado mucho, pero tampoco avanzamos en ese aspecto de encontrar nuestro demandante, alguien que entre y diga “yo quiero cortar la torta”. Tenemos conversaciones con industrias frigoríficas: las nuevas, las grandes y las pequeñas. Falta ajustar esa parte. El productor produce, la genética mejora, se siguen realizando importaciones y trabajando con marcas de carne y cortes premium, hay restaurantes con presencia de corderos. Están faltando los estímulos para crecer. El productor se maneja dentro de lo que le resulta rentable, y esa rentabilidad está sostenida con una productividad y un manejo genético que se enmarca en determinada unidad de negocio. Esa unidad tal vez puede subir de 300 vientres a 1000 vientres por ejemplo, pero falta el estímulo de saber por qué se sube a 1000. No se sabe a dónde vender, hay que hacer una venta picadita o vos mismo tenés que industrializar la carne.

¿Cómo ve ese proceso de generar un incentivo?

Esa es la conversación que hay que tener. Porque si hablamos de asociaciones, productores, mejoramiento genético, exportaciones e importaciones volvemos a decir que no bajamos ni un cambio. Hoy en día el mercado paraguayo está estable porque no existe una difusión casi masiva o de producción industrial constante. Para que se llegue a eso tiene que haber un esquema progresivo de comercialización acorde a la industrialización, y lógicamente una capacidad de procesamiento acorde. Hace falta un equilibrio, tenemos los productores, el producto, la industria, los mercados regionales y nacionales pero nos falta un eslabón. Hay que estimular la producción. Nos falta aumentar en los esquemas de negocios de 200 a 1500 corderos. Y ahí comienza un involucramiento de pequeños, medianos y grandes en un negocio que puede ser rentable. Cuando hablamos de ovinocultura con algún ganadero referencial que te menciona 1000, 2000 o 3000 vientres, la pregunta es dónde lo vendemos. La genética y el proceso para que el productor genere productos de primera sí lo tenemos. Ese crecimiento homogéneo es lo que todavía falta en la ovinocultura nacional.

¿Y cómo se resuelve?

La estructura y el gremio de asociados de la APCO sostienen un esquema de genética importante. Las importaciones traen lo mejor de Argentina y Uruguay. Ahí ves el desarrollo de 40 años, ya que somos el producto de ese trabajo ganadero. Debemos pensar desde ahora a más de 40 años hacia adelante, y posiblemente no sea el mismo modelo que nuestros ancestros hicieron. En aquella época las estructuras dictaban condiciones y uno simplemente cumplía. Hoy en día la individualidad y la independencia generan unidades, asociaciones de raza o asociaciones regionales. Si antes la APCO era ley, hoy en día tiene que poder interrelacionarse con todos y crecer conjuntamente. Es la diferencia del modelo anterior y el modelo del futuro. La ARP es un muy buen ejemplo, ya que además de ser un apoyo fundamental tiene un modelo de regionales con directivos y comisiones. Hay que descentralizar y volverse una asociación nacional para apoyar a los socios regionalizados. Las regionales de la ARP pueden servir para potenciar el rubro dentro de los productores. Si generamos una producción del triple, que fácilmente podemos generar en dos años, tenemos que ver quién demanda eso. Agregamos un jugador y le mostramos las estructuras de producción y la interrelación existente. Hay que mostrar que invertir en este rubro puede ser interesante y transformar pequeñas industrias.

¿Cómo vienen trabajando en la promoción de la carne ovina paraguaya desde el ámbito público-privado?

Hemos tenido contactos con la embajada paraguaya en Israel y Turquía, con empresarios chilenos, paraguayos, brasileros, etc. Nos reunimos con el Ministerio de Industria y Comercio y con gente de la embajada británica. En lo que es exportación, la APCO sirve para generar información y hacer relevamientos. Estuve en la Embajada de Taiwán reunido con una empresaria de la carne, pero cuando te preguntan cuánto les das de cuero, cuánto de carne y cuánto de menudencias nos damos cuenta que lastimosamente nos falta ese paso. La persona que llega de Taiwán a llevar carne quiere encontrar un sistema gastronómico. Para eso, necesitamos por ejemplo 3000 animales semanales y no llegamos. Falta que alguien venga a estimular y generar un crecimiento sostenido. Faltan frigoríficos que entren con la unidad de ovinocultura. Tenemos un equipo de productores ordenados y prolijos que serán la punta de lanza en una futura producción industrial. Los socios de la APCO producen con precisión, falta que se involucre un poco la industria y ahí empezar a buscar mercados.

¿Cómo viene trabajando la APCO en la incorporación de nuevos socios y en el crecimiento?

La APCO está limitada en acciones. Lo nuestro es realizar eventos, competencias y promover las actividades de integración. La APCO este año, independientemente de la incorporación de socios, tiene dos actividades estimulantes. Una de ellas es la exposición de Villarrica en julio. La calendarizamos y proyectamos y estamos trabajando más allá de la situación sanitaria. Esta expo va a ser una de las primeras dentro de un enfoque de una asociación de criadores de Villarrica. Se asociaron con los ovinocultores de Guairá y generaron un interesante volumen. Ingresaron a la APCO y hoy tenemos nuevos socios de esa región. Vamos con el objetivo de acercarnos, generar nuevos socios y dar salida a productos del campo que se están vendiendo a ritmo lento. Hay que estimular la venta y el comercio. La otra actividad es la internacional que hablamos de septiembre, y si no sale podríamos armar algo independiente como hizo Braford, Hampshire o Brahman. Podemos hacer un evento más particular. Con estos dos eventos cerraríamos un buen año, aparte de los eventos comerciales de Texel, Hampshire, Santa Inés o Dorper.

¿Cómo vienen preparando la expo de ovinos en Guairá?

Va a ser una expo regional compacta. Estimamos que será de viernes a domingo con admisión, juzgamiento y feria. La mayoría de los presentes van a ser productores, no va a ser abierto al público. Vamos a dar una serie de promociones de captación de socios y registros nuevos. Queremos que el cien por ciento de los animales vendidos estén registrados, y aquellos que no tienen podamos darle esa posibilidad. Finalmente queremos presentar las nuevas incorporaciones de la Comisión Directiva. Tenemos mucha expectativa por generar una alianza comercial y alquilar aquellos locales que estaban casi abandonados por la falta de eventos. Copa TV estará presente. La APCO debe apostar a la reactivación económica, debe crecer como gremio en la parte de actividades y socios y dar el paso que falta en la producción ovina.