×

Taiwán compra más carne bovina de Estados Unidos y sigue creciendo la demanda

  • Compartir

Taiwán compra más carne bovina de Estados Unidos y sigue creciendo la demanda

Eurocarne | Las exportaciones de carne vacuna de Estados Unidos a Taiwán aumentaron hasta en un 45% en el mes de abril, con respecto al año anterior (casi 26.000 toneladas métricas) y se han disparado un 85% en valor, unos 313,4 millones de dólares, según informe el portal especializado Beef en su página web.

Así, el citado medio recoge que Joel Haggard, vicepresidente senior de la Federación de Exportación de Carne de EE.UU. para Asia-Pacífico, explica que los compradores de Taiwán tardaron algún tiempo en adaptarse a la ampliación del acceso de la carne bovina de EE.UU. a China, donde muchos de los mismos cortes tienen una gran demanda.

Con la previsión de que el suministro de carne vacuna se reduzca en la segunda mitad de 2022, los importadores taiwaneses están siendo más agresivos que nunca con sus compras de carne de vacuno estadounidense.

“El negocio de los supermercados está muy activo. Costco es realmente el lugar de destino de las compras de carne vacuna, uno de nuestros mayores clientes de productos refrigerados. Pero hay otros actores”, dice Haggard.

“Hay algunas cadenas nacionales y luego está el panorama de las carnicerías, que se ha desarrollado mucho este año. Las tiendas de carne más pequeñas, algunas dirigidas por los propios importadores y distribuidores, han creado canales de comercio electrónico”.

Comercio. El comercio electrónico en Taiwán no está tan desarrollado como en China y Corea, pero este año ha recibido un gran impulso.

“En abril, más o menos al mismo tiempo que Shanghái se bloqueaba, el gobierno de Taiwán decidió que iba a abandonar COVID-Zero y animar a los infectados a quedarse en casa, pero manteniendo el resto de la economía abierta”, dice Haggard. “El servicio de comidas se ha visto un poco afectado porque la población de más edad es un poco reticente a salir, pero los jóvenes siguen saliendo. Así que, en general, el trastorno ha sido mucho menor que, por ejemplo, en Hong Kong y, por supuesto, en China”.