×

La importancia de las coberturas en los suelos chaqueños

  • Compartir

La importancia de las coberturas en los suelos chaqueños

Marcos Kain, director de SGA. 

La protección del suelo con puentes verdes es fundamental para evitar la evaporación del perfil de agua útil y disminuir la erosión eólica en los meses de agosto y septiembre, donde los vientos, predominantemente norte, se hacen sentir.

Existen diferentes tipos de coberturas adaptables a las épocas del año. Una muy utilizada dentro de una integración agrícola–ganadera es la brachiaria ruziziensis, esta gramínea forma un pasto denso que mejora sustancialmente la infiltración del suelo. Se recomienda sembrar esta cobertura para la región Occidental dentro de los meses de diciembre a febrero generando una muy buena implantación ya que aprovechamos los periodos de mejor pluviometría. Las ventajas de esta cobertura para nuestro Chaco es que ayuda a corregir peladales, genera buena cama de siembra como antecesor agrícola, y es de fácil control con herbicidas.

Las coberturas de inviernos son utilizadas también cuando salimos de un otoño lluvioso, donde nuestro perfil se encuentra con humedad. En esta época del año solemos usar avena, triticale, centeno o algunas consociadas como hemos desarrollado avena & vicia, avena & nabo, vicia & triticale, dependiendo qué busquemos es la mejor combinación de coberturas, para nosotros el nabo ayuda a trabajar la descompactación del suelo pero deja nada o muy poca cobertura, por eso hay que usarlo consociado.

La vicia villosa, es una leguminosa que tiene la capacidad de fijar nitrógeno, una cualidad de gran importancia para la mejora de los sistemas agrícolas-ganaderos. Generalmente la utilizamos consociada con otras gramíneas invernales (avena, cebada, centeno, triticale), ya que como posee zarcillos, tiene la capacidad de trepar sobre las mismas.

Esta leguminosa sembrada soltera, puede generar una abundante cantidad de residuo orgánico, pudiendo llegar hasta unos 6.500 kilos de materia seca por hectárea y un aporte de nitrógeno equivalente a unos 470 kilos por hectárea de urea. Recordemos que nuestros suelos chaqueños tienen deficiencia en nitrógeno.

Otra conocida y excelente opción para el inicio de una agricultura comercial es el gatton panic, debido a su doble propósito, sirviendo primero para la confección de reservas (rollos y silo) y posterior como cobertura.

Antes de cualquier siembra, desde SGA recomendamos tomar una buena cantidad de muestra del suelo en diferentes perfiles, ejemplo de 0-20 cm y de 20-40 cm, para enviar al laboratorio y de esa forma empezar a conocer mejor cada una de nuestras parcelas.

Fuente: Valor Agro.