×

La soja quiere aportar dinamismo al Chaco

  • Compartir

La soja quiere aportar dinamismo al Chaco

Con el desarrollo de variedades de soja resistentes a las altas temperaturas y la sequía, la agricultura puede dar su aporte para el desarrollo del chaco paraguayo, sostuvo el presidente de la Cámara Paraguaya de Exportadores y Comercializadores de Cereales y Oleaginosas (CAPECO), José Berea.

Este gremio financia por segundo año consecutivo el Proyecto Soja Chaco que puso en evidencia el potencial que tiene la región, este viernes en el día de campo que se realizó en instalaciones de la Cooperativa Chortitzer de Loma Plata.

“Dónde comenzó la producción láctea en Paraguay, en el Chaco. Entonces cómo no vamos a plantar soja. Hasta se crían peces habiendo poca agua”, resaltó por su parte el presidente de la Federación de Cooperativas de Producción (FECOPROD), Edwin Reimer.

De las 340 variedades de soja con las que se comenzó a investigar el año pasado, para esta zafra se seleccionaron las 120 mejores. Se está investigando con genética local y estadounidense. Se trata del único convenio que tiene el Departamento de Agricultura (USDA) con el sector privado fuera de su territorio.

Los técnicos visitan dos veces a la semana las parcelas para recabar los datos incluso con termómetros subterráneos que miden la temperatura del suelo. En el chaco, antes de sembrar, se recomienda esperar a que el suelo esté húmedo hasta los 1,5m de profundidad.

“La salinidad del suelo causa manchas negras en las hojas pero una vez que el productor soluciona esos problemas es posible desarrollar la soja en el chaco”, subrayó María Luisa Ramírez, investigadora de CAPECO.

Todo lo que se puede llegar a hacer con la soja en el chaco, describió en su disertación Sonia Tomassone, asistente comercial de CAPECO. Abogó por la integración productiva para que de acuerdo a los precios los granos sirvan para el suplemento animal o la exportación.

“Con el tiempo se instalarán silos y más puertos sobre el río Paraguay del lado chaqueño a medida que aumente la producción de soja”, avizoró.

En la actualidad se siembran más de 5.000 hectáreas de soja en el chaco. La mayoría son casos de prueba en pequeñas parcelas, observó Jenny Dueck,responsable de ensayos de la Cooperativa Chortitzer.

Al día de campo asistió un centenar de productores locales y de la Región Oriental, así como futuros productores que se están capacitando profesionalmente y representantes gremiales como el presidente de la Unión de Gremios de la Producción, Héctor Cristaldo.

Hasta el momento, el cultivo más rentable sigue siendo el algodón, por la mano de obra e insumos que requiere. Le sigue el sésamo que demanda menor cuidado y el sorgo para el forraje animal, señaló Dueck.

El chaco demuestra que no es un infierno verde. Paraguay, cuarto mayor exportador de soja, está cada año más cerca de encontrar las variedades ideales para aprovechar esta extensión. Es un gran desafío y los investigadores confían en que esto se pueda lograr en unos años más.

Fuente: ugp