×

Muestran ejemplo para la agricultura familiar

  • Compartir

Muestran ejemplo para la agricultura familiar

Una pequeña finca de la agricultura familiar campesina puede adquirir rentabilidad económica y sostenibilidad ambiental gracias a la aplicación de tecnología y la diversificación acorde a las necesidades del mercado, según se informó ayer en el día de campo en la propiedad de Carlos Acuña, en Blas Garay, departamento de Caaguazú.

Técnicos del Instituto de Biotecnología Agrícola (Inbio), que están desarrollando proyectos de capacitación para pequeños agricultores, visitaron ayer la pequeña finca de la familia Acuña, que posee cultivos de soja, algodón, maíz, caña dulce, tomate y locote, además de ganado bovino y animales menores, así como también rubros de sustento.

Sin embargo, el promisorio desarrollo no es fortuito, porque el productor campesino Carlos Acuña, viendo el esfuerzo diario de su padre en la chacra, se propuso progresar y, tras egresar como ingeniero agrónomo, cambió las viejas prácticas campesinas por nuevas tecnologías y nuevos rubros.

Su propiedad, que posee 15 hectáreas, está adosada a la de su progenitor, completando 30 hectáreas; en ellas desarrolla 5 hectáreas de soja, 5 de algodón, varias hectáreas de caña dulce, 3.000 plantas de tomate, 2.000 plantas de locote y otros rubros hortícolas, en dos instalaciones de invernaderos de 150 metros cuadrados.

Los técnicos del Inbio, entre los que participó el agrónomo Magín Meza, constataron que el prometedor alto rendimiento de la soja se debe a la utilización de variedades mejoradas desarrolladas por el Instituto de Tecnología Agropecuaria (IPTA), así como también por la implementación de buenas prácticas agronómicas y el buen acompañamiento del clima en la presente zafra.

Durante las explicaciones en la parcela de algodón Acuña dijo que debido al bajo precio del rubro la factibilidad económica será posible mediante la mecanización de la siembra y la cosecha, lo que permite ahorrar costos de mano de obra.

Por su parte, Magín Meza informó que Inbio trabaja para motivar y capacitar a técnicos y productores en el sistema de manejo conservacionista y uso responsable de la biotecnología; esto es, mediante parcelas demostrativas instaladas en fincas de productores cooperadores, para lograr un impacto económico sustentable a través del aumento de la productividad del algodón, maíz, yerba, soja, mandioca y otros cultivos que se incluyan en el sistema.

Fuente: ABC