×

Tipificación en la mesa chica: falta de entendimiento y desacuerdo entre gremios ganaderos

  • Compartir

Tipificación en la mesa chica: falta de entendimiento y desacuerdo entre gremios ganaderos

El lunes, en la mesa chica para el análisis de la tipificación de la carne, los gremios de productores ganaderos no se pusieron de acuerdo en la conformación del cuórum para la elaboración de la norma, por el cual el proceso se está viendo demorado, punto que generó malestar en algunos privados y en la representación pública.

La mesa está moderada por el Instituto Nacional de Tecnología, Normalización y Metrología (INTN), a solicitud del Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa) para la elaboración de la norma de la tipificación de la carne, y la integran un gran número de instituciones, asociaciones, asesores nacionales e internacionales y empresas vinculadas al complejo cárnico, por ejemplo las certificadoras.

Desde la producción la conforman la Asociación Rural del Paraguay (ARP), la Asociación Paraguaya de Productores y Exportadores de Carne (APPEC) y el Consorcio de Ganaderos para Experimentación Agropecuaria (CEA).

Consultados a los sectores ganaderos, cada uno dijo a Valor Agro que están dispuestos a defender su posición. Desde la APPEC se manifestó que “no van a permitir quedar fuera del cuórum en un tema tan importante para la ganadería como la tipificación”, mientras que la ARP, según explicó una fuente de la gremial a Valor Agro, pretende que se respete la histórica representación que tiene sobre la pecuaria nacional.

Pero, ¿qué generó esta diferencia que frena el avance de la norma y molestó a varios integrantes de la mesa?

Valor Agro consultó a Alba Pettengill, consejera de JBS Global e invitada a la mesa de la tipificación por Senacsa como experta internacional, quien dijo que “no percibió un enfrentamiento entre los gremios ganaderos”, sino que la discusión “se trató a una falta de entendimiento del significado del cuórum”. Y agregó: “La función es normalizar un sistema, no se trata de imponer ni tampoco de votar, la relevancia es el consenso”.

Dentro de esto, destacó la posición de la industria frigorífica, el pie más importante en el asunto, dado que está involucrada directamente con la tipificación. “Están a fin a avanzar con este trabajo”, sumó.

Una fuente del INTN comentó a Valor Agro que para elevar la norma a los actores públicos se debe cumplir un proceso dentro de un esquema con base internacional para lograr la transparencia y el consenso.

Explicó que entre los procesos a cumplir “se pide que haya un cuórum con ciertas organizaciones que tengan representatividad”, y así tener “una trazabilidad en el estudio de la norma”. Y aclaró: “Es un llamado voluntario, en este caso no es de acción obligatoria”.

La fuente dijo que “la conformación del cuórum es importante porque permite dar fluidez a la evolución de la norma, dado que si un representante del cuórum no está presente en la reunión no se puede avanzar y todo se enlentece”. A lo que subrayó: “Todas las organizaciones tienen el mismo rol dentro del proceso, estando o no en el cuórum”.

En todo momento “se busca un consenso y no una votación”, señaló y sumó: “En la última instancia de aprobación todos pueden votar (estando o no en el cuórum), siempre y cuando se envíe una designación, pero si o si deben estar presentes los integrantes del cuórum”.

Al mismo tiempo, comentó que “todas las organizaciones pueden integrar el cuórum, aunque se busca sintetizar las representatividades para evitar riesgos de que en cada instancia de aprobación, y en la votación final, falte un integrante y se tranque la continuidad de la norma”.

Más allá que “siempre se busca un consenso y en cada instancia se trabaja para llegar a un punto común”, la norma necesita un 75% del total de votos a favor para que sea aprobada.

Fuente: Valor Agro.