×

Trago amargo para el acuerdo: Europa le avisó al Mercosur que no ampliará sus compras de alimentos

  • Compartir

Trago amargo para el acuerdo: Europa le avisó al Mercosur que no ampliará sus compras de alimentos

La cumbre ministerial de la OMC está cada vez más cerca, pero el acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur parece complicarse y alejarse un poco más. Un funcionario del Gobierno argentino, involucrado en las negociaciones, contó ayer a un pequeño grupo de periodistas que el deseo de anunciarlo en la reunión con 160 ministros de economía y algunos Jefes de Estado, podría dilatarse. En el mejor escenario podría lanzarse en Brasilia el próximo 21 de diciembre y en el más probable, en marzo o abril de 2018. Hay un apuro especial, dado que el próximo abril, Brasil ingresa en el período electoral para el comicio de octubre de 2018.

El deseo de comunicar este acuerdo de libre comercio, cuyo puntapié inicial fue en 1995, tuvo un fuerte impulso en el 2000, se cayó en 2004 y se retomó en 2010, comenzó a desvanecerse después de una áspera reunión con un ministro suizo quien, con total franqueza, dijo a sus interlocutores del Mercosur: “No perdamos tiempo, Europa no va a ampliar sus compras de alimentos”, les disparó. Y enseguida explicó: “Suiza tiene un 3% de su población viviendo en el campo pero es una fuerza que cuenta con el 30% de los diputados. No lo van a aceptar”. Hay, eso sí, promesas de mayores compras en miel y frutillas entre otros productos de las economías regionales. La carne y los biocombustibles, quedan afuera.

El funcionario cree, sin embargo, que no será un acuerdo anodino y que despejado lo agrícola el acuerdo se convierte en una gran oportunidad para la exportación de productos industriales. Y, sobre todo, para la llegada de inversiones.

El acuerdo no entra en vigencia de inmediato, sino que se da un plazo para su implementación. Europa pretende que el 80% del acuerdo sea implementado en 10 años y el Mercosur intenta que sea en 15 años.
Al acuerdo ingresa el 90% de las posiciones arancelarias. El otro 10% corresponde a sectores sensibles.
Hay una batalla por la denominación de origen. De 350 productos con indicación de origen existen 100 con un fuerte conflicto marcario. Un caso es el del vino Toro, que compite con otro de España, lo mismo pasa con los vinos de La Rioja y quesos como el parmesano o el reggiano.

Fuente: Clarin