×

Brasil: el consumo de carne se retrajo 40% al cierre del año pasado

  • Compartir

Brasil: el consumo de carne se retrajo 40% al cierre del año pasado

Brasil tiene actualmente el consumo de carne bovina más bajo en 25 años desde que comenzó la pandemia de Covid-19, con 26,5 kilos por persona al cierre de 2021. En comparación con 2006, cuando hubo un pico de 42,8 kilos por habitante, la disminución es de casi 40%.

Los datos, de la Compañía Nacional de Abastecimiento (Conab), fueron resaltados y utilizados como referencia por investigadores del Centro de Inteligencia de Carne de Embrapa (CiCarne), informó Valor y repicó Faxcarne.

El escenario es el resultado de la suba de precio del producto y el menor poder adquisitivo de las personas debido a la inflación y el desempleo. Para CiCarne, el escenario debería cambiar “en un futuro próximo”.

“Esperamos un crecimiento constante a medida que mejoren los ingresos y las preferencias alimentarias. La tendencia a una percepción de mejor salud [al consumir la proteína] también juega fuerte en la carne de res”, afirman los investigadores.

Sin embargo, es posible que la recuperación del consumo doméstico no se produzca a corto plazo. La expectativa es que las economías globales gocen de una recuperación en 2022 con el avance de la vacunación. Sin embargo, la inflación y el desempleo continuarán presionando el consumo de carne vacuna en Brasil. El mercado interno absorbe el 75% de la producción.

Según CiCarne, 2021 estuvo marcado por la falta de animales para abastecer el mercado interno. Además del impacto del ciclo ganadero, la escasez de lluvias en las principales regiones productoras también afectó el engorde. Así, el nivel de precios del ganado gordo se mantuvo por encima de R$/@ 300.

El escenario es de un ciclo ganadero en transición, con el precio del ternero que aún se encuentra por encima del valor promedio nominal de 2020. Esto conducirá a la retención de hembras para aumentar la producción. “El ciclo ganadero actual comenzó en 2019 y los costos de reemplazo deberían comenzar a caer recién en 2023, a pesar del aumento de la oferta de estos animales en 2022”, dicen los analistas de CiCarne.

En cuanto a las exportaciones, según Embrapa la expectativa es de aumento en 2022. Asia seguirá siendo el principal consumidor de carne vacuna brasileña, con China a la cabeza.

Además, los márgenes de los frigoríficos deberían continuar ajustados en 2022. Habrá escasez de vacas para ofrecer al mercado interno, en tanto que las industrias buscarán novillos, que tendrán una demanda intensa desde el mercado externo y precios altos.