×

Confinamiento bovino: negocio rentable y con proyecciones de crecimiento

  • Compartir

Confinamiento bovino: negocio rentable y con proyecciones de crecimiento

Foto: Eugenia Villalba

Las proyecciones del negocio de confinamiento bovino para el 2022 son favorables. Si bien este año los costos de producción fueron elevados, los resultados fueron buenos para los ganaderos, especialmente los que contaron con producción propia de fibra y granos. En el próximo año, los productores de feedlots proyectan incrementar los volúmenes de hacienda para hacer el negocio más rentable.

El negocio del confinamiento ha tomado cada vez más relevancia en la producción pecuaria nacional, ya que permite disminuir los tiempos de producción y aumentar la eficiencia en los campos.

El 2021 fue muy exigente en cuanto a costos de insumos, porque hubo un aumento significativo. “Tuvimos que afinar muy bien la puntería en todo. Hacer muchos análisis de compra”, dijo Carlos Pedretti, directivo de Ganadera Alborada S.A.

“Para lograr buenos resultados en el negocio de confinamiento en Paraguay es fundamental contar con una producción propia de fibra y un porcentaje del grano para la alimentación animal”, manifestó el ganadero.

Además explicó que la calidad de los animales influye mucho en el resultado del negocio. “Con una buena genética se puede llegar a un promedio de ganancia diaria de 1.500 gramos a 1.800 gramos. Con animales de baja calidad, se puede esperar una ganancia de 1.000 gramos por día”.

En este año, para Ganadera Alborada, el punto de equilibrio del negocio fue de U$ 3,40 por kilo carcasa; mientras que en 2022 proyectan trabajar en su máxima capacidad, porque “solo con volumen de producción se puede bajar los costos fijos”, expresó Pedretti y agregó: “Estimamos que vamos a tener una producción razonable de fibra y granos, lo que va a permitir aumentar el confinamiento”.

Con los ajustes necesarios, aumentar gradualmente el volumen cada año debe ser el objetivo en el confinamiento. Entre las recomendaciones para lograr buenos resultados, señaló que el equipo humano tiene que ser cada vez más profesional. También es necesario cuidar la calidad del agua, la altura de cada corral, la media sombra, la oportunidad de entrega en tiempo y forma. “Cuidando todos los aspectos que requiere el confinamiento, es más fácil alcanzar un incremento de la capacidad de producción”, resaltó.

Pedretti aseguró que en el frigorífico siempre existe un plus de precio por calidad y por volumen, por la rápida entrega, y entre otros factores. “Son elementos que le permiten al confinador sacar un poco más para cubrir los costos”, apuntó.

En cuanto a la disponibilidad de hacienda para el próximo año, afirmó que siempre hay ganado de reposición, pero el precio estará más elevado. Al mismo tiempo, prevé que el valor del ganado gordo y de la invernada continúen en 2022 con la firmeza del año que está cerrando.

Bovinos en confinamiento. Foto: Eugenia Villalba.

“Se estima que en el futuro habrá más confinamientos por la posibilidad de producir más en pequeñas áreas y tener un mejor control de la hacienda en el campo. Además, genera animales más homogéneos y con mayor rendimiento de carne”, destacó Pedretti.

Clima y más costos. El directivo de Salto Diamante, Marcelo Gomes, comentó que la sequía del 2021 afectó el confinamiento de ganado bovino en varios establecimientos. En el caso de la empresa, dijo que contaban con una cantidad de animales con potencial para entrar más pesados al confinamiento, pero ingresaron más livianos porque las lluvias no llegaron a tiempo y no tuvieron pasturas.

A pesar que la situación fue controlada con una dieta especial y adecuada a la necesidad de los animales, lo que permitió recuperar lo perdido por la seca; la estrategia representó un aumento de los costos de los insumos, como el maíz, la cascarilla de soja y el silaje de maíz, explicó.
Gomes contó que la falta de agua retrasó el engorde y no se pudo aprovechar los precios máximos alcanzados en septiembre, que superaron los 4 dólares el kilo al gancho. “Nuestro punto de equilibrio para empatar en el negocio fue U$ 3,60”, remarcó.

Para el año entrante, Salto Diamante tiene proyectos de aumentar la capacidad de confinamiento, con animales criollos de producción propia. Además, tiene previsto ofrecer el servicio de hotelería.

“Las expectativas para el confinamiento bovino son buenas. Es un negocio rentable en el país. Las tendencias son de aumento de la demanda”, señaló y agregó: “Existe la posibilidad de que falten animales para la reposición, lo que significa que el que produce esos animales va a tener un buen precio”.

Gomes dijo que dar descanso y permitir que las pasturas se regeneren, es una de las ventajas que ofrece el feedlot. Además, se obtienen animales más jóvenes, homogéneos, y se puede llegar a faena en menos tiempo.

“Con una buena genética, nutrición, sanidad y manejo, el animal es más productivo y convierte mejor. La calidad del agua es importante, ya que un animal adulto consume 50 litros por día y más del 50% de carne es agua”, cerró.